Información
Links
Awards
Staff y Copyright
Trama

Cinco años pasaron. Cinco años desde los últimos Juegos del Hambre. ¿Quién diría que todo podría cambiar en tan breve periodo de tiempo? Puedo recordar como pocos celebraron al ganador de esos últimos juegos. Y cómo eso enfureció al Führer. Y como era de esperar, él no encontró mejor solución que castigar al pueblo. A su propio pueblo. Pero él no tenía ni la menor idea de lo que estaba por venir.
Un año tardamos en organizarnos. Es cierto. Demoramos bastante. Pero los planes habían sido creados desde hace mucho antes, por lo que no fue demasiado difícil perfeccionarlos. Sabíamos que nuestras probabilidades de salir vencedores eran muy pocas, pero la vida de nuestros niños lo valía.Lo primero que hicimos fue atacar a sus proveedores. Hicimos explotar las fábricas, poco antes de que se realizara la cosecha de los 103° Juegos del Hambre. Perdimos a muchos de los nuestros, pero estábamos seguros de que ellos hubieran sacrificado sus vidas por la causa. Tal cual como haríamos nosotros si se diese la oportunidad. Todos y cada uno de nosotros se sacrificaría por recuperar la libertad del único pueblo que quedaba en el mundo.
Pero entonces fue cuando el presidente se percató de que los rebeldes aún estábamos vivos. Y nos quiso eliminar.
Nos persiguió con todas sus armas, por todo lugar, dejando de lado incluso los 103° Juegos del Hambre. Mató inocentes intentando encontrarnos. Torturó a nuestras familias. Nos torturó incluso a nosotros sin darse cuenta. Pero no hablamos; no nos rendimos. Y él tampoco. Pero nuestra esperanza y nuestros sueños de un mundo en paz eran mucho más fuertes. Seguimos un plan hecho hace años, nunca llevado a cabo por su riesgo. Un golpe de estado. Nos infiltramos en el Capitolio por los túneles subterráneos, aprovechando que gran parte de la seguridad se encontraba buscándonos en los Distritos. Irónico, pero cierto. Al intentar encontrarnos donde estuvimos, el presidente y su gobierno quedó completamente indefenso. Bueno, quizás no tanto, pero mucho más de lo normal. Y nosotros aprovechamos esa ventaja.
Nos infiltramos, armados hasta los dientes, pero siempre en las sombras. Esperamos hasta el momento indicado, cuando el Führer nos creía atacando distritos indefensos… y le atacamos a él. Matamos a sus guardias. Le matamos a él. Liberamos de una vez por todas a todo Panem.
La noticia corrió rápido. No así el pánico. Aunque su líder estaba muerto –al fin–, los Agentes de Paz, en su mayoría, nos atacaron. Y la guerra comenzó. La paz era un sueño difícil de conseguir. Y aún estábamos muy lejos de ello.
Una guerra comenzó. Tal como contaban los videos de los juegos sobre los días oscuros, los hermanos pelearon contra sus hermanos durante casi cuatro años, hasta que por fin los que ellos alguna vez llamaron rebeldes, el verdadero pueblo de Panem, logró demostrar que eran más que aquellos que deseaban gobernarlos. Y el pueblo se alzó, eligiendo también un nuevo gobierno de forma democrática.
Odette Ledoux –una joven del distrito X, miembro de una de las familias rebeldes de mayor iniciativa– tomó el mando de una nación destruida y pretende reconstruirla. Pero… ¿acaso la paz puede ser conseguida con tal facilidad luego de tanto tiempo?

Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
{ En construcción }
Odette
Presidenta
Contacto
Juliette
Admin
Contacto
Lucielle
Admin
Contacto
Oliver
Diseño & Publicidad
Contacto
Benjamin
Admin
Contacto
Scarlett
Admin
Contacto
Aldric
Admin
Contacto
Lorraine
Admin
Contacto

PNJs: The Führer || I see Fire || Los Mutos || Panem TV

I see Fire es un foro de rol literario, el cual está inspirado en la trilogía de libros escritos por Suzzanne Collins: The Hunger Games (Los Juegos Del Hambre en español). Pero sólo está inspirado en esta saga, pues nuestra trama e historia es totalmente original, creada por nuestro increíble equipo administrativo, así como todos y cada uno de nuestros personajes, además de sus temas y gráficos, han sido creados por sus respectivos autores, por lo que los créditos de estos son para ellos.

Por otra parte, nuestro diseño general, incluyendo gráficos y códigos han sido creados, modificados o desarrollados por Lucian H. Night { Delenzo/Somerhalder }, por lo que le pertenecen, al menos en parte. Agradecemos a kathastrophexlove y Rose del foro de recursos Glintz por los tutoriales que nos han ayudado a que el foro tenga el aspecto que tiene ahora.

Agradecemos también a páginas de recursos como DeviantArt, Pinterest, Glintz, ForoActivo, Tumblr y la wikia de The Hunger Games (en inglés).

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Panem et Circenses
Muchas personas dicen que en cinco años es imposible que ocurra un cambio de gran magnitud, pero eso es porque nunca se han topado con personas decididas a cambiar su futuro.
Después de los 102 juegos del hambre, los rebeldes se reunieron y luego de planear por más de 10 años el ataque más importante de todos, antes de que se pudieran celebrar los juegos N. 103 realizaron un golpe de estado dejando por el piso el mandato del Führer.
Al poder subió Odette Ledoux y con ella muchos cambios llegaron..¿Estás listo?
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Jue Feb 26, 2015 8:49 pm por Invitado

» The Mockingjay Fall [Elite]
Miér Feb 11, 2015 5:47 am por Invitado

» This War is Ours || Afiliacion Elite
Jue Ene 29, 2015 4:10 pm por Invitado

» [normal] Saint Lorene - Cambio de Botón
Miér Ene 21, 2015 4:20 pm por Invitado

» Brave new world || Elite.
Vie Ene 02, 2015 2:59 pm por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Normal]
Dom Dic 21, 2014 4:53 pm por Invitado

» The Mirror of Erised {Cambio de Elite a Normal}
Vie Dic 19, 2014 5:45 am por Invitado

» Hearts on Fire {élite} Cambio de botón
Mar Dic 16, 2014 5:34 pm por Invitado

» St. Monica University [Normal]
Mar Dic 16, 2014 1:27 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Lun Jun 30, 2014 2:40 am.
Afiliados Hermanos & Directorios

Afiliados Élite
Fruit of the poisonous tree  photo botoacuten2_zps1fa3517b.png Almos Immortal BLUE MOON Under the Palmtrees London City RPG venice Beach

Última limpieza: 11/10/2014
AFILIADOS NORMALES AQUÍ

Al otro lado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Al otro lado

Mensaje por Vladimir M. Bellic el Jue Jul 24, 2014 12:43 pm

Vengo del Distrito 7, "Warning! A Lonely Man"

Debían de estar ya a medio camino del Capitolio.

El coche avanzaba a gran velocidad por aquellos bosques, y el paisaje le era a Vlad cada vez más desconocido. Nunca se había adentrado tanto en los bosques. Aquella zona ya debía de estar más próxima a la capital que a los distritos, por lo que no tardarían mucho en llegar... y entonces tendría su primera visión del Capitolio.
¿Qué iba a hacer cuando llegara? ¿Cual era el plan? Nunca había estado ahí antes... aquel era terreno desconocido y enemigo, ¡podría haber cualquier cosa esperándole! Y estaría en una clarísima desventaja... ni siquiera sabía con exactitud a donde le llevaban.

Una cosa estaba clara; aquel sitio era la boca del lobo. Era territorio hostil... y en cuanto llegara, alguien se percataría de su presencia y no sería vista con buenos ojos. Lo más seguro es que le volaran la cabeza en el acto, antes de que pudiera explicarse o defenderse de alguna manera. Aquella no era una opción. Necesitaba adelantarse a eso, necesitaba un plan...
...y tenía uno. Aunque fuera una locura por supuesto, ¡pero es que ir de polizón debajo del coche también era una locura! Y ya no había vuelta atrás. Debía de llevar su locura hasta el final... y confiar en que saliera bien.
Tanteó con los dedos bajo el coche hasta que encontró el depósito de gasolina, el cual sobresalía ligeramente. Le clavó las uñas y los dientes con fuerza para romperlo. Y lo hizo. Un chorrito de gasolina empezó a salir por la grieta... dejando un reguero por la carretera que no tardarían en ver los ocupantes del coche. Y sino, ya se percatarían cuando se les detuviera por falta de gasolina...

......

En el interior del coche los 3 hombres discutían.

-¡Sois unos completos incompetentes! -gritaba el conductor a sus dos pasajeros de detrás-. ¡Johnny ha muerto, y ahora tengo el maletero lleno de sangre y de trocitos de su cerebro! Por no hablar de los agujeros de bala en la carrocería. ¿Sabéis lo que va a costar esto? Más os vale que el jefe corra con todos los gastos... o mejor, ¡que os lo haga pagar a vosotros, porque yo no pienso poner un duro por esto!

-¡Deja de preocuparte ya por el puto coche, es la menor de nuestras preocupaciones! -respondió el hombre con la nariz rota-. Está en muy buen estado si lo comparamos con cómo vamos a estar nosotros en un rato... ¿sabes lo que nos hará el jefe cuando le contemos el "éxito" de nuestra misión? Tendremos suerte si se conforma con convertirnos en Avox...

-No puedo creer que se nos haya escapado... ¡joder! -maldijo el tercer hombre-. Le tenía. Le estaba apuntando con mi arma. Le habría metido un balazo entre ojo y ojo... ¡de no ser porque te tenía usándote de escudo humano! -dijo mientras le metía un codazo a su compañero-. ¿Cómo te pudiste dejar atrapar así? Y encima luego te arroja contra mi, y huye... patético. ¡Se supone que somos mejores que ésto! Somos profesionales extremadamente entrenados... ¿cómo podemos acabar así de mal contra un único hombre?

-No tengo ni idea, pregúntale a Johnny...-respondió abatido su compañero-. Hemos tenido suerte si te paras a pensar en él.

-¡Genial, lo que faltaba! -volvió a gritar el conductor, mientras detenía el vehículo-. ¡Perdemos gasolina! Mirad el reguero que estamos dejando en la carretera... no puedo llegar al Capitolio con ésto. ¡Y ya sólo estábamos a 10 minutos de la cerca eléctrica! Uno de vuestros disparos debió dañar el depósito de gasolina. Voy a salir del coche para intentar arreglarlo... ¡vosotros quedaos aquí! -se apresuró a añadir al ver que iban a bajarse-. Ya habéis sido de suficiente ayuda por hoy...

El conductor salió del vehículo, se puso a 4 patas y agachó la cabeza para mirar debajo del coche. No tuvo tiempo de gritar. Dos manos salieron de la oscuridad y le taparon la boca. Le cogieron de la cabeza con fuerza y le arrastraron bajo el coche. Ahí Vladimir le inmovilizó y le apretó el cuello hasta dejarle sin respiración. El conductor perdió el conocimiento por falta de oxígeno. No quería matarle, le necesitaba con vida.
En cambio, los otros dos pasajeros... eran otra historia. Cuanto más muertos estuvieran, mejor. Se hizo con la pistola que tenía el conductor en el bolsillo y apuntó hacia arriba con ella... dirección a los dos hombres que estaban sentados encima. Ajenos a lo que estaba a punto de suceder...

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

4 disparos deberían de bastar. La sangre que cayó sobre el rostro de Vladimir a través de los orificios de bala le hizo saber que había funcionado. Los dos pasajeros habían sido alcanzados por los disparos, y seguramente estarían ya muertos.
"Deberían haber blindado también esta parte..." pensó Vladimir con malicia.
Salió de debajo del coche, y miró en su interior. Si. Estaban muertos. Las balas les habían atravesado... y ahora no eran mas que dos cadáveres ensangrentados, con el cinturón de seguridad puesto.

-El cinturón no siempre logra salvar vidas, eh...

Se hizo con sus armas también. Llevaban 3. Por lo visto habían cogido la pistola del primer hombre asesinado. Ahora que Vladimir llevaba 4 armas encima se sentía mucho más seguro.
Recogió al conductor del suelo que seguía inconsciente, y le sentó en el asiento del piloto. Ahí le ató con el cinturón de seguridad de manera que no pudiera moverse...
Después se sentó a su lado, en el asiento del copiloto, y le dio un par de palmaditas en la cara para despertarle.

-¡Despierta! -le gritó al conductor cuando volvió en sí. Sacó una pistola y le apuntó a la cara. El hombre le miraba con auténtico terror en sus ojos, sin poder moverse debido al cinturón de seguridad-. Ahora vas a decirme qué queríais exactamente de mi, o te vuelo la cabeza...
Vladimir M. Bellic
avatar
Empleo :
Leñador

Mensajes :
47

Fecha de inscripción :
05/07/2014

Localización :
Los bosques del Distrito 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al otro lado

Mensaje por Vladimir M. Bellic el Jue Jul 24, 2014 5:05 pm

Vlad apretó el cañón de su pistola contra la frente del conductor, que estaba sudando.

-¿Y bien? ¿Te vas a explicar?

-¡Vale vale! ¡Aleja ese trasto de mi, te voy a contar lo que sé! -dijo con miedo el hombre. Vlad alejó su arma y esperó a que continuara hablando-. Tal y como habrás imaginado, en el Capitolio no están contentos contigo. Te enviaron esa invitación para la fiesta de disfraces, y era tu obligación ir. ¡No sé para qué! Se la mandaron a mucha gente. Solo soy un empleado, no conozco todos los detalles. Pero cuando os dan una orden, debéis de cumplirla. Da igual lo insignificante que parezca... nosotros debemos de tener el control sobre vosotros. Este tipo de cosas son un recordatorio de eso, y tenéis que cumplir. Para reafirmar nuestro poder sobre vosotros, por decirlo así...

Vlad le lanzó una mirada asesina. El conductor se asustó e hizo un gesto como diciendo "a mi no me mires, yo no he escrito las reglas" ....
Estaba en lo cierto con su suposición inicial. Aquellos hombres habían ido a por él como represalia por no acudir a la fiesta. ¿Por qué era tan importante esa mierda de evento?

-Y veníais a por mi, para... ¿hacerme saber lo descontentos que estabais con mi decisión de no ir?

-Supongo que sí. No sé que misión tenían los desdichados que mataste. Yo era el conductor, mi trabajo era transportarles solamente. Cuando en la fiesta vieron que no estabas, recibimos órdenes de ir a por ti y llevarte al Capitolio. Ya nos avisaron de que podías resultar peligroso, pero igualmente, debías de ir por las buenas o por las malas. Una vez ahí... no sé que te habría pasado. A lo mejor te habrían castigado delante de los invitados de la fiesta para enviarles un mensaje... o simplemente te habrían obligado a bailar junto a todos los demás. No lo sé... y no creo que lo sepamos ya nunca. No después de haber matado a esos 3 hombres.

-¿Y por qué queríais que fuéramos a esa fiesta? ¿Qué nos teníais preparado ahí? No esperarás que me crea que solamente queríais invitarnos a comer, beber y bailar todos juntos como buenos amigos. ¡Por favor! ¿Qué ha sucedido en esa fiesta?

-No estoy autorizado a saber tanto, ¡debes de creerme! Además, yo tuve que irme de la fiesta antes de que terminara cuando vimos que no estabas... para traerte al Capitolio y todo eso, ya sabes... supongo que a estas alturas la fiesta ya habrá terminado.

Vlad le miró con desconfianza, y volvió a apuntarle con el arma. El conductor ahogó un grito. Después siguió hablando muy deprisa...

-¡Aunque sí puedo decirte que sucedió algo extraño en la fiesta! Verás... mientras veníamos a por ti, nos comunicaron por la radio del coche que había ocurrido algo al margen de los planes del Führer. Puede que un ataque rebelde, no están seguros... y como medida preventiva, han capturado a todas las mujeres de la fiesta. ¡Pero no sé nada más! Después ya llegamos a tu cabaña, pasó todo lo que pasó, y la radio no ha vuelto a funcionar. No sabemos qué ha sucedido ahí, debemos regresar para enterarnos.

Aquello sorprendió a Vlad. ¿Los rebeldes habían aprovechado la invitación del Capitolio a su fiesta para hacer un movimiento? ¡Qué bueno! Casi le habría gustado estar ahí para verlo.
Y tal vez debería haber ido... así no habría sucedido nada de esto, y seguiría teniendo su cabaña. Se obligó a apartar ese pensamiento de su cabeza. Le dolía demasiado y no podía centrarse ahora en eso.

-¿Y los hombres de los Distritos? -continuó preguntando Vlad, aparentando no alterarse por nada de lo que escuchaba-. ¿Se han quedado de brazos cruzados ante eso?

-No lo sé... imagino que los mandarán de vuelta a casa en tren. No creo que sean tan estúpidos como para quedarse en el Capitolio. No les traería mas que problemas...

-Si han sido capaces de organizar un ataque rebelde en la fiesta, ¿por qué no iban a ser capaces de quedarse y tratar de rescatarlas? Por lo que dices, ya han encendido la mecha... les habrá llevado tiempo organizar el ataque. Después de dar un paso adelante así, ¿van a dar ahora dos pasos atrás volviendo a casa? No lo creo. No después de algo así.

-Quizás alguno se quede, no lo sé... esto no son mas que conjeturas. No tengo ni idea. Pero si algunos deciden quedarse... dudo que salgan bien parados. Yo no le daría mucha importancia.

-No tienes ni idea de lo que podemos llegar a ser capaces. No es que sienta simpatía por ellos, o que forme parte de su grupo... no me malinterpretes... yo voy por libre. Soy un solitario. Pero si hay algo que compartimos todos los habitantes de Distrito, es nuestro odio hacia vosotros. Así que... créeme si te digo que no se van a quedar de brazos cruzados. Si yo no lo haría, muchos de ellos tampoco lo harán. Tenlo por seguro. Siempre nos infravaloráis... y después os suceden cosas como ésta.

Le dedicó una sonrisa socarrona al conductor, que estaba muy serio y temblaba. Parece que ya no quería hablar más. ¿Y ahora qué? ¿reparaba el coche y volvía al Distrito 7... o seguía adelante hacia el Capitolio para ver qué sucedía ahí? En otras circunstancias, tal vez hubiera elegido volver a su casa y pasar de todo. Pero ahora ya no tenía casa por culpa de ellos. No le quedaba nada en el Distrito 7. Y si cabía la posibilidad de que en el Capitolio hubiera un grupo de rebeldes tramando ataques... debía de estar ahí.
Estaba motivado. Lo suficiente como para pasar por alto sus prejuicios contra la gente y formar parte de algo. Todo sea por vengarse del Capitolio. Se había decidido. Iba a ir a la ciudad

-Te voy a desatar para que puedas conducir el coche y nos lleves a la ciudad. Te necesito para poder atravesar vuestra cerca eléctrica. Pero recuerda... tengo 4 pistolas y tú ninguna. Cualquier tontería que no me guste, como delatarme, y te mato.

-Ya, claro.. ¿y cuando estés en la ciudad, qué? ¿No me matarás igualmente?

-No lo sé... pero si que sé que si te niegas a llevarme a la ciudad, te mataré aquí mismo y esta discusión no importará lo más mínimo. Tú haz lo que te digo, y quizás tengas una posibilidad. Tan simple como eso. Ahora, vamos a arreglar el coche y en marcha. Estamos muy cerca.

El conductor dio un suspiro de resignación. A punta de pistola, reparó el depósito de gasolina y volvió a su puesto. Arrancó el coche y continuó conduciendo hacia el Capitolio.
Vlad fue a la parte trasera del coche y arrojó los cadáveres por la ventanilla.

-Recuerda, cualquier cosa que no me guste... y terminarás como ellos.

Vlad se agachó para esconderse. Esperaba que el conductor cumpliera y pasara la seguridad de la Cerca Eléctrica sin delatarlo. Dependiendo de su comportamiento, le perdonará o no la vida. ¡Se estaba volviendo un buenazo!
Vladimir M. Bellic
avatar
Empleo :
Leñador

Mensajes :
47

Fecha de inscripción :
05/07/2014

Localización :
Los bosques del Distrito 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al otro lado

Mensaje por I see Fire el Dom Oct 05, 2014 2:16 am


Cerrado por inactivo

I see Fire
avatar
Empleo :
Multiusos

Mensajes :
131

Fecha de inscripción :
23/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Al otro lado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.