Información
Links
Awards
Staff y Copyright
Trama

Cinco años pasaron. Cinco años desde los últimos Juegos del Hambre. ¿Quién diría que todo podría cambiar en tan breve periodo de tiempo? Puedo recordar como pocos celebraron al ganador de esos últimos juegos. Y cómo eso enfureció al Führer. Y como era de esperar, él no encontró mejor solución que castigar al pueblo. A su propio pueblo. Pero él no tenía ni la menor idea de lo que estaba por venir.
Un año tardamos en organizarnos. Es cierto. Demoramos bastante. Pero los planes habían sido creados desde hace mucho antes, por lo que no fue demasiado difícil perfeccionarlos. Sabíamos que nuestras probabilidades de salir vencedores eran muy pocas, pero la vida de nuestros niños lo valía.Lo primero que hicimos fue atacar a sus proveedores. Hicimos explotar las fábricas, poco antes de que se realizara la cosecha de los 103° Juegos del Hambre. Perdimos a muchos de los nuestros, pero estábamos seguros de que ellos hubieran sacrificado sus vidas por la causa. Tal cual como haríamos nosotros si se diese la oportunidad. Todos y cada uno de nosotros se sacrificaría por recuperar la libertad del único pueblo que quedaba en el mundo.
Pero entonces fue cuando el presidente se percató de que los rebeldes aún estábamos vivos. Y nos quiso eliminar.
Nos persiguió con todas sus armas, por todo lugar, dejando de lado incluso los 103° Juegos del Hambre. Mató inocentes intentando encontrarnos. Torturó a nuestras familias. Nos torturó incluso a nosotros sin darse cuenta. Pero no hablamos; no nos rendimos. Y él tampoco. Pero nuestra esperanza y nuestros sueños de un mundo en paz eran mucho más fuertes. Seguimos un plan hecho hace años, nunca llevado a cabo por su riesgo. Un golpe de estado. Nos infiltramos en el Capitolio por los túneles subterráneos, aprovechando que gran parte de la seguridad se encontraba buscándonos en los Distritos. Irónico, pero cierto. Al intentar encontrarnos donde estuvimos, el presidente y su gobierno quedó completamente indefenso. Bueno, quizás no tanto, pero mucho más de lo normal. Y nosotros aprovechamos esa ventaja.
Nos infiltramos, armados hasta los dientes, pero siempre en las sombras. Esperamos hasta el momento indicado, cuando el Führer nos creía atacando distritos indefensos… y le atacamos a él. Matamos a sus guardias. Le matamos a él. Liberamos de una vez por todas a todo Panem.
La noticia corrió rápido. No así el pánico. Aunque su líder estaba muerto –al fin–, los Agentes de Paz, en su mayoría, nos atacaron. Y la guerra comenzó. La paz era un sueño difícil de conseguir. Y aún estábamos muy lejos de ello.
Una guerra comenzó. Tal como contaban los videos de los juegos sobre los días oscuros, los hermanos pelearon contra sus hermanos durante casi cuatro años, hasta que por fin los que ellos alguna vez llamaron rebeldes, el verdadero pueblo de Panem, logró demostrar que eran más que aquellos que deseaban gobernarlos. Y el pueblo se alzó, eligiendo también un nuevo gobierno de forma democrática.
Odette Ledoux –una joven del distrito X, miembro de una de las familias rebeldes de mayor iniciativa– tomó el mando de una nación destruida y pretende reconstruirla. Pero… ¿acaso la paz puede ser conseguida con tal facilidad luego de tanto tiempo?

Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
{ En construcción }
Odette
Presidenta
Contacto
Juliette
Admin
Contacto
Lucielle
Admin
Contacto
Oliver
Diseño & Publicidad
Contacto
Benjamin
Admin
Contacto
Scarlett
Admin
Contacto
Aldric
Admin
Contacto
Lorraine
Admin
Contacto

PNJs: The Führer || I see Fire || Los Mutos || Panem TV

I see Fire es un foro de rol literario, el cual está inspirado en la trilogía de libros escritos por Suzzanne Collins: The Hunger Games (Los Juegos Del Hambre en español). Pero sólo está inspirado en esta saga, pues nuestra trama e historia es totalmente original, creada por nuestro increíble equipo administrativo, así como todos y cada uno de nuestros personajes, además de sus temas y gráficos, han sido creados por sus respectivos autores, por lo que los créditos de estos son para ellos.

Por otra parte, nuestro diseño general, incluyendo gráficos y códigos han sido creados, modificados o desarrollados por Lucian H. Night { Delenzo/Somerhalder }, por lo que le pertenecen, al menos en parte. Agradecemos a kathastrophexlove y Rose del foro de recursos Glintz por los tutoriales que nos han ayudado a que el foro tenga el aspecto que tiene ahora.

Agradecemos también a páginas de recursos como DeviantArt, Pinterest, Glintz, ForoActivo, Tumblr y la wikia de The Hunger Games (en inglés).

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Panem et Circenses
Muchas personas dicen que en cinco años es imposible que ocurra un cambio de gran magnitud, pero eso es porque nunca se han topado con personas decididas a cambiar su futuro.
Después de los 102 juegos del hambre, los rebeldes se reunieron y luego de planear por más de 10 años el ataque más importante de todos, antes de que se pudieran celebrar los juegos N. 103 realizaron un golpe de estado dejando por el piso el mandato del Führer.
Al poder subió Odette Ledoux y con ella muchos cambios llegaron..¿Estás listo?
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Jue Feb 26, 2015 8:49 pm por Invitado

» The Mockingjay Fall [Elite]
Miér Feb 11, 2015 5:47 am por Invitado

» This War is Ours || Afiliacion Elite
Jue Ene 29, 2015 4:10 pm por Invitado

» [normal] Saint Lorene - Cambio de Botón
Miér Ene 21, 2015 4:20 pm por Invitado

» Brave new world || Elite.
Vie Ene 02, 2015 2:59 pm por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Normal]
Dom Dic 21, 2014 4:53 pm por Invitado

» The Mirror of Erised {Cambio de Elite a Normal}
Vie Dic 19, 2014 5:45 am por Invitado

» Hearts on Fire {élite} Cambio de botón
Mar Dic 16, 2014 5:34 pm por Invitado

» St. Monica University [Normal]
Mar Dic 16, 2014 1:27 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Lun Jun 30, 2014 2:40 am.
Afiliados Hermanos & Directorios

Afiliados Élite
Fruit of the poisonous tree  photo botoacuten2_zps1fa3517b.png Almos Immortal BLUE MOON Under the Palmtrees London City RPG venice Beach

Última limpieza: 11/10/2014
AFILIADOS NORMALES AQUÍ

Not an ordinary day |x| Scarlett

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Jue Ene 23, 2014 12:55 am


De los labios de aquél hombre, el tiempo arrancó un suspiro mientras él observaba el envase de café que tenía delante suya. Algo típico, necesario, de manera simple era una bebida sin la cual no podía comenzar ese día. Tomó  el contenedor de ese líquido un tanto amargo para jugar con el mismo al agitarlo un poco. Quedaba menos de la mitad, podría apostar a por ello.

De su día no podía decirse mucho, era sábado, casi a eso de las tres de la tarde y prácticamente estuvo la mayor parte de la mañana en su hogar leyendo algunos documentos sobre el negocio que llevaba, ¿para qué presentarse? Él era el jefe después de todo y de algo tenía que sustentar un par de vicios suyos, ¿o no?

Trató de no bostezar, y para ello se distrajo al acomodarse una vez más el cuello de la camisa a manga larga. No iba tan ostentoso, pero tampoco lo suficientemente desarreglado como para dar cara pública. Eso, unos pantalones negros y el saco -obviando el hecho de llevar zapatos- era todo lo que conformaba su atuendo.

"Basta de pensar en eso", se dijo a si mismo de manera interna y sin más miró el reloj que llevaba en la muñeca. Llevaba aproximadamente 15 minutos a que alguien se apareciera por el sitio acordado — ¿En dónde se ha quedado la puntualidad? — pronunció en voz baja, haciendo una mueca antes de llevarse el envase hacia los labios para beber un poco de su contenido. Si fuese otra persona, de seguro pasados 5 minutos se habría marchado, pero es que Scarlett no era alguien cualquiera, era su hermana después de todo y, aunque no lo dijera en voz alta, había extrañado la presencia de la rubia en esa semana. No pudo verla, y lo curioso es que con tanto tiempo libre no supo como aquello ocurrió. Mala organización de su parte, tal vez.

Una joven de cabello un tanto escandaloso se le acercó con una sonrisa a preguntar si no necesitaba algo más. Ben se limitó a recorrerla con la mirada sin disimulo alguno, para finalizar  en su rostro — De tu parte, nada —  respondió, con una sonrisa un tanto socarrona mientras ella le veía con un gesto incrédulo. No pasó mucho antes de que se retirara para irse hacia otras mesas en donde si requirieran de su ayuda.  

Ben volvió a suspirar, esperaba que Lett no demorara demasiado aunque bien no le molestaría bajarle el ego a otra de las chicas con colorido uniforme.
Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por S. Ivory Rothmann el Jue Ene 23, 2014 8:20 pm



"Tarde, tarde, tarde. Llegas tarde Scarlett"

La rubia se había despertado aquella mañana muy lejos de su cama del Capitolio, sobresaltada  por la alarma de su reloj en el teléfono móvil. Todavía se preguntaba como había sido capaz de pasar por alto aquella cita, si hubiese sido con James probablemente no se dignase a aparecer en todo el maldito día, pero no era su marido con quien había quedado hacía un par de días.

Había tenido el tiempo justo para despedirse de Steven y tomar uno de los trenes que la traerían de regreso a la capital. Una vez en su casa y tras asegurarse de que su Avox recién adquirido iba a mantenerse fuera del baño en lo que tardaba ella en acabar se duchó a la carrera, arreglandose el pelo como podía, sin perder un ápice de su elegancia o belleza que la caracterizaban, fuese la situación que fuese. Tomó su bolso, las llaves y un paraguas por si decidía largarse a llover, cosa que no le extrañaría tal y como estaba el día de nublado y seguida de su displicente Avox tomó rumbo hacia la cafetería donde ambos habían acordado verse. Sabía que su hermano era el hombre más puntual del mundo, llegaba diez minutos antes a cualquier lugar solo por el mero placer de saberse el dueño del momento, de la situación, y ella llegaba como diez minutos tarde.

Por suerte aquel local no estaba demasiado lejos de su penthouse y su llegada se retrasó lo que era lógico y normal yendo a pie y no en un medio de transporte de cuatro ruedas. Ingresó al lugar seguida de su Avox con toda la calma que poseía. No podía volver a atrás el reloj y quitarse de encima las muy cálidas manos el profesor de la academia de tributos que el distrito uno poseía. Ocultando la sonrisa que el recuerdo de ese momento había provocado llegó hasta la mesa donde momentos antes había localizado a su hermano. Como si fuese una niña buena miró sus azules ojos, un poco más oscuros que los suyos propios. - Lo siento Ben, me han retrasado varias cosas. - Dijo mientras se inclinaba hacia su mejilla para besarla con afecto. - ¿Sabrás perdonar la impuntualidad de tu hermana que tanto te adora? - preguntó con su mejor pose de damisela indefensa, regalandole después una sonrisa. A la sombra quedaba su Avox, aquel que James le había regalado para mantenerle el ojo encima en todo momento. - Te echaba de menos. - Dijo Scarlett mirando a su hermano soltando un suspiro.




Última edición por Scarlett I. Rothmann el Dom Ene 26, 2014 8:20 pm, editado 1 vez



Scarlett I. Rothmann
I am an inferno, I am a tempest. I am venom and fangs and claws. I am lightning and starlight, and I am hell in high heels..
S. Ivory Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinadora.

Mensajes :
370

Fecha de inscripción :
19/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Vie Ene 24, 2014 9:56 pm


Había llegado a tal grado en el que sus dedos tamborileaban la superficie de la mesa, mientras daba golpes leves con la punta de su zapato en el suelo. La paciencia, al menos en este momento, no estaba siendo el mejor de sus dones para lidiar con la situación. Quizás hasta era exagerado creer que ya había dado una imagen pésima al verse completamente solo en una mesa.

Casi por inercia, buscó con la mirada a la rubia que bien conocía desde la tierna infancia, y no pasó demasiado antes de que esa silueta suya entrara en su campo de visión. Mientras ella seguía caminando, Ben levantó la  muñeca que tenía el reloj puesto y le señaló el objeto, indicándole de más el retraso que tenía para con él. Oh, pero la segunda de los Rothmann no iba sola, sino que a espaldas suyas venía ese regalo que su supuesto marido le hizo.  El primogénito no pudo evitar fruncir un poco el ceño; si bien había tenido que tener a los alrededores a más de uno en varias ocasiones, seguía pensando que llegaba un punto en el que jodía tener a alguien con la mirada puesta sobre ti o el resto en la misma habitación.

Terminó por poner los ojos en blanco por pocos segundos antes de sentir los labios de Scarlett sobre su mejilla — Y esto es lo que me gano por reservar un día en tu ocupada agenda—  comentó, sin algún tono en particular. Al escuchar su pregunta, se llevó una mano al mentón, adquiriendo una pose un tanto pensativa  — Hmm... — pretendió pensarlo más tiempo del esperado —  Todo depende si planeas compensarme todo lo que tuve que pasar en tu ausencia. Mira que yo cancelé demasiadas cosas por venir a verte — se cruzó de brazos, con una leve sonrisa sarcástica decorándole los labios. Habrán cometido varios errores antes, así que una cosa tan mínima como el retraso era algo que en particular a ella le perdonaría sin pensárselo.

Como habíamos mencionado antes, Ben no lo diría en voz alta, pero también había extrañado la presencia de la encantadora Scarlett. Se puso en pie y fue hacia ella para pasarle un brazo encima de los hombros. La miró —  No podrías pasar un día sin mi, lo sé. De seguro fue difícil para ti sobrevivir tanto tiempo sin mi presencia —  sin duda no podía esperarse otro comentario de parte de Wyatt, en particular porque se encontraban ante el ojo público que sino le habría dado un abrazo bastante fuerte a manera de saludo. Se inclinó hacia la mesa para tomar su envase de café y de un solo movimiento fue que se terminó la bebida. Volvió a dejar el colorido contenedor sobre la mesa —  Te habría ofrecido pero en primera ya casi no quedaba nada, y en segunda era mío. Además de que tenemos todo un día por delante para aprovechar, ¿te parece si vamos a otro lugar? Me he cansado de estar aquí —  una hora más en ese sitio y con la mesera de los últimos minutos habría sido el colmo. Por ese momento olvidó siquiera la presencia del avox que venía con Lett.
Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por S. Ivory Rothmann el Dom Ene 26, 2014 8:35 pm

Eran contadas las personas con quienes la rubia solia expresar una disculpa, y si mal ella no recordaba podía contarlas con los dedos de una mano, sobrandole dedos inclusive. Benjamin no sólo era su hermano mayor al cual adoraba más allá de cualquier otra persona, si no que a su vez era para ella un padre sustituto, una figura de referencia a la cual nunca, nunca, debía defraudar. Al llegar tarde estaba infringiendo una especie de norma nunca estipulada pero sin embargo bien presente sobre el tiempo máximo que podía hacer esperarlo. Scarlett lo miró con toda la dulzura que supo expresar en sus azules ojos para inmediatamente sonreír. - Nunca mencioné que no fuese humana. Además, no fue por voluntad propia. - Con sumo cuidado se acomodó por completo en la silla, hablando de forma tranquila y bastante común, sin expresar nada en el tono de su voz. Luego, la rubia mujer de negocios, imitó el gesto de su hermano, llevándose su dedo índice al mentón. - Hmm... creo que con un lo siento era suficiente. ¿Qué podría hacer yo por ti para enmendar mi falta? - Dijo moviendo sus brazos para cruzarlos uno delante de otro, inclinándose hacia la rubia figura de su hermano ligeramente. Conocedora por completo de la personalidad que caracterizaba a su hermano no se extrañó al verlo levantarse de su asiento. Como si no soportarse más el estar rodeado de tanta gente mundana.

- Deja de ser una egolatra al menos cinco minutos en mi presencia. Pude sobrevivir sin ti. - La rubia sonrió de forma peculiar, entendiendo el comportamiento de su hermano. Tenían una imagen que cuidar, un papel que representar. El afecto entre los capitolinos era casi como un signo de debilidad. Y ellos no eran debiles, poseían el mundo entero a sus pies. O casi. - Teniendo en cuenta que acabo de llegar no voy a presentar objeción alguna, pero al menos u podrías haberte anticipado, solo por el mero hecho de pensar que querría beber algo. - Divertida intercambió miradas con su hermano mayor. No estaba regañandole ni mucho menos, simplemente era divertido observar las pequeñas muecas que el hacía al contrariarlo. Scarlett tomó su bolso, el que había dejado sobre la mesa y se alzó para quedar a la altura de su hermano. En todos los sentidos. - Tú dirás. - Dijo mientras caminaban a la salida en referencia a su próximo destino, seguidos del Avox, quien parecía magnetizado a la figura de la rubia.



Scarlett I. Rothmann
I am an inferno, I am a tempest. I am venom and fangs and claws. I am lightning and starlight, and I am hell in high heels..
S. Ivory Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinadora.

Mensajes :
370

Fecha de inscripción :
19/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Miér Ene 29, 2014 1:53 am


Por un momento Ben creyó estar viendo reflejada en esos ojos a la dulce niña con la que convivió, esa pequeña que con una sonrisa angelical podía tener el mundo a sus pies. Pero Scarlett hace mucho que había dejado la infancia atrás, ella ya era una mujer. A veces, en esos momentos abrumadores que prefería no tener tan seguido, se detenía a pensar en lo rápido que había transcurrido el tiempo. Y es que el tiempo se va cuando eres padre y hermano para las menores de la familia. Sin duda existían los momentos en los que Wyatt creía que su padre para lo único que sirvió fue para darles un apellido de buena reputación y  un sostén económico. Él, tras verlo en sus campañas políticas, decidió que no quería hacer lo mismo, no quería ser su viva imagen.

Vamos hermosa, me conoces bien como para anticiparte a mi respuesta. Quien sabe, algo pequeño podría hacerme olvidar por completo — lo último lo dijo con desinterés. Podría pensarse que algo material sería lo ideal, sin embargo lo que él quería simplemente era un poco de su tiempo para aquél día. Rodó los ojos, casi con una sonrisa imperceptible ante el comentario de la rubia — Demasiado tiempo como para dejar a mi fantástico 'yo' a un lado — argumentó, y tras eso le guiñó un ojo de manera cómplice. Apariencias, tenía que cuidarlas , sí, pero retomamos el punto de que tampoco quería caer en los errores de su progenitor al dar importancia sólo cuando están en público.

Conoces mis necesidades de cafeína. No iba a comenzar el día sin mi bebida — se encogió de hombros — Bien, si todavía quieres algo de tomar podemos buscar algún sitio de bebidas. Sabes que aquí lo que abundan son las tiendas — demasiadas para el gusto de Benjamin, en especial las de exagerados adornos que solían utilizar los estilistas en lo que llamaban "temporada de tendencias" o inclusive para los momentos en que sus tributos hacían el desfile previo a los juegos.

Dejando esos pensamientos a un lado, empezaron a caminar sin alguna dirección en particular — Pensé que a estas alturas me estarías llevando de una tienda a otra — dijo en un tono de voz lo suficientemente bajo como para que nada mas ella le escuchara y después atinó a echar un vistazo por encima de su hombro — ¿De verdad era necesario que vinieras con tu... mascota? — porque parecía que el avox iba cual perro faldero a espaldas de Lett, como si no supiera otra cosa más que hacer. Aunque claro, pensó con sarcasmo, no tenía posibilidades de hacer algo más que no fuera obedecer.

Sacudió un poco la cabeza — Para que veas que no nada más sé hablar de mi, es tu turno de contarme algo. ¿Qué dice la interesante vida de mi adorable hermana? — esperaba que en estos días hubiese tenido algo de tranquilidad en lugar de pasar el tiempo lidiando con el cerdo con el que se había casado. Pensar en ello le dejaba un mal sabor de boca a Ben, bajo la razón de haber sido un estúpido como para permitir que su hermana contrajera nupcias con ese sujeto, pero ni siquiera él en ese entonces podría haber adivinado los sucesos que ocurrieron tiempo después.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por S. Ivory Rothmann el Lun Feb 03, 2014 1:41 pm

Su mirada inspeccionó con increible rapidez el estado de su hermano mayor, y nada en él le indicaba que hubiese sufrido alteración alguna desde la última vez que se habían visto, un par de días atrás. No obstante conocía a Benjamin lo suficiente como para afirmarse en su fuero interno que de ser al contrario, de haber acontecido cualquier cosa que lo impactase, él sabría esconderlo a la perfección. Incluso de si mismo. Fueron escasos los segundos en los que se dedicó a mirarlo intensamente, intentando dilucidar si había algún secreto en el fondo del alma que poseía su hermano, y cuando el mundo regresó para envolverla con su típico sonido apabullante la rubia sonrió con dulzura.

Sabía bien a qué se refería exactamente su hermano. Y por eso lo adoraba.

- Oh, y te conozco, pero en ocasiones me gusta oirtelo decir, es casi liberador, ¿no crees? - Dijo, abrazándose con cariño al brazo que su hermano le estaba ofreciendo para salir de aquel lugar, como si en vez de estar en una mundana cafetería se hallasen en uno de los mejores eventos sociales de Panem. Tan elegante y sofisticado como siempre, el perfecto hijo que su padre había deseado. Sabía cuanto se esforzaba su hermano por mantener ambas apariencias fuera y dentro del hogar, Helena aunque también lo adoraba era un poco menos consciente de aquel peso que él llevaba sobre los hombros desde que ambas habían tenido un soplo de conciencia. Si su niñez había sido decente era en gran parte gracias a él. - No moriré solo por no tener cafeína, además he tomado algo antes de venir. - La azulina mirada de Scarlett rehuyó por un instante los ojos de su hermano mayor, temía que en ellos se reflejasen todos sus pensamientos. Si bien ella había tenido muchas "distracciones" a lo largo de su matrimonio ese hombre que cruzaba por su mente en ese instante era muy diferente al resto. Especial. Empezaba a dudar de si misma y de sus capacidades a la hora de ser discreta, odiaba tener que molestar a su hermano con aquellas cosas.

- No todo en mi vida son las tiendas, además, poseo no uno, si no dos estilistas personales que facilitan ese trabajo. Ya sabes, en la época previa a los Juegos todo el mundo parece entrar en histeria. - Una mueca se dibujó en sus labios al mencionarlo, la extravagante gente del Capitolio era muy excitable, demasiado para el bien ajeno, solían revolucionarse con la mera idea de nuevos tributos a los cuales admirar y adorar. La rubia miró sobre su hombro notando como el Avox seguía fielmente sus pasos, su sombra. - No ha sido idea mia, y lo sabes, me gusta ser auto suficiente. Si quieres reclamar ve y habla con James, parece que su confianza en mi ha minado tanto como para regalarmelo con tanta "generosidad". - En su matrimonio nadie estaba cómodo, él por haber permitido que su rencor opacase cualquier sentimiento que tuviese por su mujer, y ella por mostrar indiferencia desde el día que había perdido a su hijo no nato. Decir que estaban en continua tensión era quedarse corto.

- He estado... bien, ya sabes, madre me acusa de fanatismo por el deporte y hace meses que estoy acudiendo a una academia del distrito uno, me la recomendó mi médico personal y... estoy contenta. - ¿Cómo iba a poder expresarse libremente con el Avox escuchando? No sabía si podía depositar todavía toda su confianza en él, aunque hubiese mostrado más inclinación por ella que no por su verdadero dueño, James. Muy suavemente se humedeció los labios, detestaba tener que ocultarle cosas a su hermano, y más por culpa, indirecta, de su esposo.



Scarlett I. Rothmann
I am an inferno, I am a tempest. I am venom and fangs and claws. I am lightning and starlight, and I am hell in high heels..
S. Ivory Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinadora.

Mensajes :
370

Fecha de inscripción :
19/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Jue Feb 06, 2014 10:56 pm


Ben había notado la mirada que su hermana le dirigía en ese instante, como si intentara indagar en algo que hasta él mismo desconocía. Le regresó el gesto, con una sonrisa un tanto divertida en el rostro y sin palabra alguna de por medio. Se preguntó que estaría viendo ella en él, ¿será que quería preguntarle algo o realizaba observaciones sobre el sujeto que tenía delante suyo? En dado caso de que fuera una u otra, de seguro podría interpretar lo que pensaba Lett.

Tal vez tengas razón, pero en este momento no ando en el modo de "liberar" tantas emociones internas — bromeó, en un tono de voz que permitiese que ella escuchara bien lo que tenía que decir. Tampoco planeaba hablar tan alto, no con las personas que también estaban dentro de la plaza. Sin embargo, debía afrontar la idea de que llamar la atención para la familia Rothmann era algo innato, no podían pasar desapercibidos si su simple presencia emanaba elegancia y buen porte bajo cualquier circunstancia — Oh, así que tomaste algo... ¿entonces pretendías hacerme sentir culpable por no darte algo de beber? ¿Desde cuándo eres tan cruel conmigo? — y tras su última pregunta, le sonrió. Quizás una de las sonrisas más amplias que le había mostrado desde su llegada. Y hablando de llegadas — ¿Y de dónde venías? Me ha entrado la curiosidad de saber donde has estado antes como para dejar esperando a tu hermano— preguntó de la manera más sutil que le fuera posible.

Juegos. Cierto, la edición número 100 estaba prácticamente a la vuelta de la esquina. Incluso en las reuniones a las que había asistido ya comenzaba a hablarse sobre lo memorables que serán, a espera de una arena épica y condiciones que hagan de la actividad algo mucho más interesante. Interesante para los capitolinos, claro está — No entiendo como puedes soportar que la gente vaya detrás tuya por bastante tiempo — no es que Ben detestase en lo absoluto las grandes multitudes, más si en el Capitolio eso era algo de todos los días, pero llegaba un momento en el que algo de tiempo a solas, con sus pensamientos, era lo mejor — Hablando de los juegos, ¿estarás patrocinando este año? — preguntó, en un 99% seguro de que recibiría una respuesta afirmativa por parte de la rubia. Podría haber personas que tuviesen la idea clara de que gastar tanto dinero en alguien que morirá es estúpido, pero desde la perspectiva de Wyatt siempre era bueno invertir en aquellos que crees que darán un espectáculo de calidad. Además, si la persona que patrocina uno resultaba ganadora eso sin duda daría mucho de que hablar.

El mayor de los Rothmann puso los ojos en blanco ante la mención de aquél cuñado suyo — No sé de que me sorprenden las acciones de ese imbécil que todavía tienes por marido — al conocerlo pensó que había algo en él que no terminaba de convencerlo por completo, pero el recordar la felicidad y lo enamorada que se veía su hermana en ese entonces hicieron que comenzara a aceptarlo como a otro miembro en la familia. Sin embargo, con los últimos sucesos no podía evitar aborrecer a ese sujeto. Si hasta la fecha le dirigía la palabra era por apariencia más que nada, pues no olvidaba los tiempos difíciles por los que la rubia a su lado tuvo que pasar. Ella no lo merecía, ninguna de sus hermanas debía de pasar por eso. Hasta cierto punto se sentía culpable pese a que en su debido momento se encargó de apoyar a Scarlett bajo cualquier circunstancia — Ni siquiera le he visto — añadió.

Eso amplía mi panorama. Me hacía a la idea de que las academias eran sólo para preparar futuros tributos, incluso algunos de nuestros conocidos contratan a los entrenadores para que vengan directo al Capitolio — aunque no culpaba a Lett. De ver lo mismo todos los días uno se cansa, tanto así que salir viene bien de vez en cuando. Notó la leve pausa que realizó, pero una vez más no dijo nada sobre ello — ¿Cómo te ha ido con eso? ¿Demasiado rudo para ti? — rió por lo bajo, aunque teniendo presente el hecho de que ni Lett ni Lena eran débiles como cualquiera podría pensar.

De reojo, llegó a ver una amplia tienda que exhibía distintos modelos de vestidos de novia. La imagen le provocó cierta repulsión, tanto así como para acelerara un poco más su marcha. Pensar en matrimonios perfectos era algo que simplemente no iba con él — Dime, ¿has visto a Lena en estos días? — y eso último lo dijo con aparente desinterés.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por S. Ivory Rothmann el Dom Feb 09, 2014 12:27 pm

En ella era bastante normal y casi lógico la manera en la que intentaba indagar en los secretos de su hermano con solo mirar sus ojos. Con una sola de sus miradas podía ser bastante capaz de pronosticar que era con exactitud aquello que le pasaba por la mente con un margen de error muy muy limitado. Había aprendido a hacerlo desde niña, cuando él pasó a convertirse más en una figura paterna que en un hermano, ocultando todos y cada uno de sus sentimientos al mundo exterior. Benjamin llevaba una pesada carga sobre sus hombros y ella de algún modo se sentía culpable por ello, cosa que pocas veces pasaba.

Scarlett no era mujer de sentir pena o vergüenza por nada de lo que hacía o decía. Excepto con él. Notó la efímera sonrisa que nacía en la comisura de sus labios y con mucha sutileza negó. Para ambos era frecuente ese tipo de comunicación no verbal.

- Pocas veces te permites liberar absolutamente nada, querido hermano. Y acabarán apareciéndote unas para nada hermosas canas. - Bromeó del mismo modo, llevando su mano hasta el rubio cabello de Ben, acariciándoselo apenas con las uñas y haciendo una mueca de disgusto con sus labios, totalmente fingida. Conocía de primera mano los efectos que podía tener dentro y fuera de su familia el expresarse muy abiertamente, todos y cada uno poseían su papel, su rol, y debían cumplirlo sin rechistar, sin mostrar queja alguna. La única que parecía estar más de acuerdo con aquella política de "vivir pero no sentir" era la menor de la familia, Helena. Podían ser quienes quisieran ser siempre y cuando el apellido Rothmann no se viese manchado en absoluto. Y eso les dejaba muy poco margen para actuar. Los azules ojos de Scarlett siguieron fijos en el rostro de su hermano mayor mientras caminaban por los concurridos comercios. - Creo que soy así de cruel desde que ahuyentaste a mi primer novio. Era un chico muy agradable, y formal. - Rió muy delicada y elegante recordando aquellos momentos. Benjamin no había necesitado emplear la violencia física, su mera presencia había bastado para que el pobre aspirante a novio formal de la rubia se lo pensase dos veces cuando aquellos ojos friso y enigmáticos se posaron sobre él. Desde entonces se había cuidado lo suficiente como para que cualquier posible candidato a ganarse su corazón se mantuviese a una prudencial distancia de él.

Tal vez ese había sido su mayor error. Quizá de haberlo hecho no estaría casada aún con James. Obligada a llamarse su "esposa" sólo por la reputación de su padre.

- Am... estuve en el distrito uno. Tengo varios asuntos allí. - Detestaba no poder ser todo lo abierta que deseaba ser con su hermano. No cuando su Avox seguía con las orejas puestas, escuchando cada palabra que salía de sus labios. No sabía a que grado le podía ser fiel guardando aquel pequeño (gran) secreto. James sabía de sus aventuras, logicamente, y las aceptaba de buen grado siempre que no afectase a su carrera, ella debía aparentar ser una esposa devota a él y estar profundamente enamorada; pero aquello sin lugar a dudas era muy, muy, muy diferente. Era algo que nacía desde el fondo de su malherido corazón. Ocultarselo a Benjamin quien era su mayor confidente le resultaba peor que cualquier otra cosa. Por eso se alegró enormemente en su interior cuando la conversación derivó a un tema tan banal como era el trabajo de ambos: el patrocinio en los Juegos. Tenían el suficiente dinero como para invertirlo en uno de los veintitrés muchachos que serían elegidos como tributos anuales. Y eso sin contar que ese año sería especial.

- No es cuestión de soportar, si no de ignorar. Además, mis estilistas se las apañan bastante bien cuando no estoy presente. - Divertida semisonrió. Ambos de sus empleados la conocían tanto y tan bien que la presencia de Scarlett no les era tan necesaria en los últimos tiempos. Cosa de la cual ella misma se alegraba, tenía miles de asuntos que atender al día como para gastar el tiempo en algo tan inútil y banal. La rubia de extravagante no poseía ni uno solo de sus rubios mechones de cabello tan perfectamente cuidados. - Si, y espero que este año se me de tan bien como el anterior. Charlotte a pesar de ser suicida tenía mucho potencial. - Expresó orgullosa de su buen tino a la hora de invertir parte de su dinero en aquella muchacha tan inestable. Y por esa misma inestabilidad el Capitolio había tenido unos juegos realmente entretenidos.

La cristalina mirada de la mujer descendió hasta la punta de sus negros zapatos de tacón, hablar de su matrimonio la hacía sentir ajena, extraña, incomoda. Benjamin no sabía hasta que punto había tenido que soportar los reproches de aquel hombre, día tras día, durante tantos meses que el resto del mundo a su alrededor había dejado de importarle. Se avergonzaba de esa estúpida debilidad mostrada entonces. Ella era fuerte, dominante y segura. Pero se había dejado aplastar por el hombre que había jurado quererla más allá de cualquier límite. Estar atrapada no le resultaba fácil, menos si el causante de su encarcelamiento resultaba ser su padre. Todo en la familia Rothmann eran las apariencias. Dulcemente, al escucharlo, alcanzó la mejilla suave de su hermano, depositando allí uno de los besos más cariñosos que podía entregarle. - Me alegro de que así sea. Sólo buscará conflicto contigo, y no merece la pena. - Respondió, omitiendo el detalle de que ella tampoco lo veía desde hacía varios días. Tampoco le importaba y no era digno de mención.

De pronto se sintió como una niña pequeña a la que atrapan en medio de una de sus travesuras. Sus mejillas adquirieron cierto color rosado. E inevitablemente sonrió. - Si, es bastante rudo. Rudo e intenso, pero no es nada con lo que no pueda lidiar, me conoces, sabes que me gustan los retos. Y aquí en el Capitolio todos me dejaban ser, no me entrenaban de verdad, temían que por ser hija de quien soy algo les pasase si me rompía una uña. En cambio el profesor del distrito uno no tiene esos prejuicios conmigo. Y es un alivio. - Le hubiese gustado contarle lo bien que se llevaba con él, lo mucho que se divertía en ese tiempo que robaba a su propio tiempo cuando estaba con Rickward, lo mucho que le gustaba y no fisicamente nada más, la ilusión que poseía. Como si de pronto hubiese regresado a su tonta adolescencia. Prudentemente calló tales palabras, llegando a captar al mismo tiempo la mirada de su hermano.

Oh, los vestidos de novia. Juraba que, de aparecer algún día, aquella muchacha idiota se arrepentiría de haber dejado plantado a su hermano. De haberle causado tales daños. Si él no se comprometía, si no se tomaba las relaciones enserio, era por es muchachita que todavía seguía respirando en alguna parte de Panem, como si nada hubiese sucedido. Los rojizos labios de la rubia mujer se torcieron con disgusto. - Si, la vi hace dos días, estaba feliz apoyando la campaña de nuestro padre este año. Adora tener toda la atención de las camaras. Ya sabes que estando nosotros presentes ella pasa desapercibida. - Y es que ambos hermanos nunca dejaban indiferente a nadie.



Scarlett I. Rothmann
I am an inferno, I am a tempest. I am venom and fangs and claws. I am lightning and starlight, and I am hell in high heels..
S. Ivory Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinadora.

Mensajes :
370

Fecha de inscripción :
19/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Jue Feb 13, 2014 11:45 pm


Su pregunta silenciosa obtuvo una respuesta similar:  un simple movimiento de cabeza que negaba toda idea que él tuviera. Así de simple quedaban las cosas sin la necesidad de palabras de por medio. Una cercanía durante sus primeros años de vida daba como producto una relación bastante sólida. Podría tener sus conflictos con su padre, y en ocasiones con su madre, pero con sus hermanas nunca hubo problema que hablando no pudiera solucionarse. Jamás recordó haber gritado, quizás si se comportó un tanto severo cuando se vio en la necesidad de hacerlo, pero por lo general procuraba ser lo más cariñoso y cuidadoso posible con las verdaderas mujeres de su vida — Sigo en plena juventud como para que me empiece a preocupar por canas, querida hermana — sonrió, aunque debería de tomar su consejo de no hacer tantos corajes o guardarse asuntos para si mismo. Sin embargo, sus razones primordiales eran el que no quería involucrar a nadie en ello.

Admitía que cada que su hermana le tocaba el cabello de ese modo le hacía sentir como un niño pequeño, como si se invirtieran los papeles de protector - protegida que tuvo que cubrir cuando ella apenas y podía dar sus primeros pasos. Bien, quizás fuera un tanto exagerado el tener esa idea — No hay nada de que preocuparse — le dijo, teniendo en consideración que él prefería expresar sus emociones bajo otras circunstancias. No negaría el cariño que tenía hacia sus hermanas, pero de nuevo esas malditas apariencias eran la pared con la que se topaba.

En automático frunció el ceño al recordar a uno de los tantos pretendientes de su hermana que  llegó a conocer — No parecía muy seguro una vez que se marchó — comentó, recordando un poco lo divertido que en ocasiones le parecía el ver como aquellos chicos lo miraban cuales corderos a punto de ser devorados por el lobo. Y lo curioso es que él apenas y se mantenía a cierta distancia para dedicarse a observarlos — Aunque después de ese primero te las arreglaste bastante bien para ocultar a los demás de mi — dijo en un ligero tono acusador. Pero como fuere, eso ya era pasado... aunque le habría gustado corregir un tanto la situación actual que la rubia a su lado afrontaba con ese único documento que le hacía constatar que estaba casada con una de las personas más estúpidas que había visto en el Capitolio. Sinceramente, se seguía preguntando como alguien como James había llegado al puesto de jefe de agentes de la paz.

Me lo imagino. Pienso en negocios de la cafetería o a buscar chicos potenciales para los próximos juegos — era frecuente visitar los distritos altos que no le extrañaba del todo. Si en algún momento le mencionaran algo sobre visitar ya pasados del 11 o 12, eso sí que rayaría en algo insano y en la falta de cordura. Pero había algo que le hacía cuestionarse si le estaría diciendo la verdad, ¿por qué hacía pausas más largas de lo usual antes de responderle? Es como si se pensara bien lo que diría antes de hacerlo, y eso que Lett era más del tipo que van directo a decir lo que les pasa por la mente si lo creen necesario.

Ben no pudo evitar pensar que para él, ese tipo de consejos no funcionaban. Aunque se esmerara en ignorar, no podía hacerlo si tenía conocimiento de la cantidad de personas que lo rodeaban. Esa era una de las razones por las que se encontraba tan a gusto con la situación tal y como estaba. No se veía en la necesidad de rendirle cuentas a nadie por cada paso que diera — Sorprendiste a muchos, hasta me atrevo a incluirme en ese grupo. Creo que nadie esperaba que esa mocosa fuera a ganar los juegos — comentó, recordando las buenas apuestas que salieron a raíz de los eventos pasados. Estuvo tan cerca de que su tributo ganara, pero éste falleció el mismo día en que se terminaron los juegos. Sin duda alguna la frustración no se le quitó tras pasar una hora de que todo finalizara.

Se habría puesto quejumbroso si alguien le hubiera besado la mejilla en público, pero no era cualquier persona. Con su hermana podría tolerarlo aunque estuvieran en plena reunión con los mejores socios de su padre — Ah, de las más arduas peleas que he tenido. Sabes que una vez que comienzan los duelos verbales son historias de nunca acabar — porque al menos de su parte no planeaba darse por vencido cuando uno de los dos comenzaba.

Retos, por supuesto que sabía que le gustaban los retos o al menos aquellas pruebas que dejaran en claro que si lo quería, sería capaz de realizarlo. También por ello la admiraba tanto, puesto que su fortaleza no vendría a estar dada por el aspecto físico, sino por la voluntad y el empeño que ponía en cada situación — De cualquier manera ten cuidado, no te imagino llevando un yeso o un vendaje por algún daño — era inevitable que se preocupara por ella. Verla herida a raíz de una de sus ideas era lo último que estaba esperando. Sin embargo, no expresaba molestia, ni angustia, ni cansancio ni nada parecido cuando le veía al hablar. Si para ella bien resultaba el estar practicando en el distrito 1, pues que siguiera haciéndolo hasta que se cansara de ello.

Evitó hacer una mueca de disgusto al pensar en las campañas que su padre llevaba a cabo una vez más. De nuevo lo tuvo ahí, previos días antes de ir a sus características labores, para casi rogarle a que formara parte de ello. Ben se negó a la idea — De seguro Lena la estará pasando a lo grande. Me pregunto si también a ella deberé de comenzar a ahuyentarle a sus pretendientes... — dijo, en tono de broma y esta vez se paró en seco al ver a una tienda. Acababa de recordar algo e inmediatamente se volteó a ver a su hermana — Ahora que estamos aquí, he recordado una cosa que tenía que hacer. ¿Recuerdas a la familia Delacroix? Aquellos socios míos que te presenté en una fiesta hace algún tiempo. Bueno, la hija mayor estará cumpliendo los 25 para el siguiente fin de semana y me gustaría regalar algo. Ya sabes, simple cortesía por estos años — no es que la muchacha le interesara del todo, sino que tampoco podía quedar mal ante dicha familia después del apoyo que le habían dado desde el inicio — Necesitaré de tus consejos para encontrar algo que sea acorde a ello — comentó.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por S. Ivory Rothmann el Dom Feb 16, 2014 9:50 pm



De forma pública ninguno de los hermanos Rothmann mostraba algún tipo de afecto hacia el otro, se comportaban con la elegancia y modales que se esperaba de ellos, no más, no menos. Atraían demasiadas miradas, demasiados rencores, era mejor no mostrar al enemigo cual era el punto débil de cada uno. No obstante, cuando se alejaban del foco de atención, cuando nadie más que ellos podía observarlos, su cariño fraternal era más que evidente. Por eso Scarlett sonrió abiertamente al oirlo, despeinando muy dulcemente su hermoso cabello rubio, libre de las tan temidas canas por el paso de la edad. Dudaba que de poseerlas alguna vez la apariencia de la que era dueño y señor se viese afectada por eso, al contrario, solo lo presentaría como un hombre aún más atractivo a ojos de otras mujeres. La rubia sólo deseaba que una de ellas fuese lo suficientemente honesta con él como para ganarse su corazón. Le entristecía saber que su hermano mayor seguía tan solitario como de costumbre. - Pero el día en que no lo estés me tendrás a mi ahí para recordartelo. - Musitó cariñosa besando sonoramente su mejilla, jovial y alegre como pocas veces podía serlo. Su hermano sacaba lo mejor de si misma. Era incomprensible aún para ella como aquella mujer había desperdiciado la oportunidad de tenerlo como esposo, Ben no sólo era uno de los mejores partidos del Capitolio, si no que como padre no tenía parangón. Desprendía calidez cuando se juntaba con ella o con su hermana pequeña, Helena. En ocasiones podía ser demasiado sobreprotector, pero, suponía, que esa era otra faceta que a las mujeres les gustaría en mayor o menor grado. Sonrió al recordar su primer "novio" que ni siquiera había sido tal, solo una de sus citas para uno de los tontos bailes de la universidad. - Teniendo en cuenta que al mirarlo no desprendías nada de amabilidad... el chico hizo bien en correr. - Dijo con una pequeña sonrisa divertida asomando por sus labios. En ese entonces Benjamin todavía no poseía un corazón roto, y su negra fama no había nacido, pero sabía como imponer a alguien si se lo proponía. - No quería que minases la moral de mis amigos, tampoco iba de flor en flor buscando novio. - Rió la joven ojiazul mientras seguía con su brazo enroscado sobre el de su hermano mayor, caminando sin prisa pero sin pausa, todavía sin un destino fijo. El capitolio era sumamente grande, tanto que los paseos eran interminables.

- Después de estos últimos juegos creo que todos están lo suficientemente capacitados como para enfrentarse a ello. Charlotte no dejó el listón muy alto que digamos. Era buena tributo, no lo niego, pero el intento de suicidio...  bajó las expectativas. - Comentó con cierto desinterés la rubia, formando una mueca de disgusto con sus labios. Se llevaba bien con la mentada, tenían una estrecha relación y eran cercanas, por decirlo de algún modo, no obstante Scarlett ante todo era objetiva. Su actuación había sorprendido tanto como desagradado a muchos capitolinos. Aunque suponía que ese era el objetivo de todo aquello, impactarles. Suspiró una vez más con muchos pensamientos pasando por su incansable mente, escuchando a Benjamin. - Nadie creía que pudiese ganar después de intentar atentar contra su propia vida. Pero su mentor fue lo suficientemente insistente como para convencerme, me dio buenas razones. - Dijo, encogiéndose después de hombros, restándose meritos con su hermano. Con el no era dada a pecar de orgullo o vanidad, era simplemente ella. Tenía esa tendencia a ser transparente con él, pues él precisamente era una de las personas en quien más confiaba. Sin embargo no podía hablar abiertamente de aquello que tanto estaba aligerandole sus días.

Podría pensarse que era un capricho fugaz, efímero, pasajero, que quizá por la novedad de enfrentarse a un hombre como el profesor Rickward quien no se rendía tan fácilmente a sus caprichos estaba en una especie de trance ilusorio, pero no, era bastante cabal en cuanto al hombre se refería. Y le hubiese gustado estar en soledad con su hermano para solicitar su consejo. Todavía seguía casada, todavía era vulnerable en ese punto, si no había dejado atrás ese matrimonio era única y exclusivamente por la imagen de la familia. No sólo su padre se lo había prohibido, si no que la familia de su esposo también estaba metida en medio de todo aquello. No podía divorciarse del Jefe de Agentes de la Paz sin más ni más, y estaba claro que no iba a resultar sencillo, el gobierno de Panem pretendía dar una imagen de solidez, de estabilidad. Si su Jefe de Agentes de la Paz se divorciaba de una de las mujeres más poderosas y ricas del capitolio esa imagen quedaría ciertamente afectada. Negó para si misma y se guardó esos pensamientos, tal vez en otra ocasión pudiese comentarle esa novedad en su vida: la de un hombre que se preocupaba por ella sinceramente y la mantenía feliz. - No te preocupes, sé como cuidarme, querido hermanito. - Sonrió mirándolo con cierta altivez que por supuesto era totalmente fingida mientras seguían su trayecto, pasando por infinidad de tiendas que en cuestiones resumidas ofrecían siempre lo mismo, por eso el negocio con su hermana pequeña era tan rentable, dentro de la rutina del capitolio aquella cafetería era una especie de oasis. Scarlett chasqueó su lengua al recordarla, Helena era una joven vanidosa, demasiado para su propio bien, eclipsada por dos hermanos que gozaban de cierta fama. - Sabiendo como es me extrañaría mucho que se dejase ver con alguien que no le conviene, creo que eso lo aprendió muy bien de ambos. - Comentó con un deje de amargura, pero consciente de ello. Tanto ella como él habían dado un ejemplo claro de que podría suceder de acabar con la persona errónea, y Helena era lo suficientemente inteligente como para no seguir sus pasos. Interiormente la rubia mujer se alegró de que el tema se desviase, Lena se estaba perdiendo mucho en el falso afecto que su padre parecía demostrarle y esta ni cuenta se daba, algo que la hacía rabiar y la mantenía preocupada al mismo tiempo.

- ¿La familia Delacroix?, si, si, la recuerdo, en especial a su hija. Y a su voz tan .. estridente. - Sonrió por unos momentos, atenta a lo que el requería de ella. Pensativa comenzó a idear algo que le gustase a aquella muchacha, era un vivo ejemplo de la extravagancia que nacía en el corazón de Panem, usaba colores tan llamativos que incluso dejaban perplejos a los más excéntricos.  - Bueno... depende de cuanto te pienses gastar y cuanto afecto pretendas mostrar hacia la familia en concreto. - Dijo mientras inconscientemente pasaba sus dedos índice y corazón por el borde de sus labios, como siempre hacía cuando estaba pensativa.    



Scarlett I. Rothmann
I am an inferno, I am a tempest. I am venom and fangs and claws. I am lightning and starlight, and I am hell in high heels..
S. Ivory Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinadora.

Mensajes :
370

Fecha de inscripción :
19/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Jue Feb 27, 2014 5:19 am


En más de una ocasión, Ben se había encontrado con personas que intentaban echarle en cara el hecho de que él prácticamente nació en cuna de oro y el seno de todo Panem. Y que de ahí surgía esa manera de actuar tan característica de su persona, pero no podían culparlo. Él no tenía control sobre el destino de cada uno y mucho menos de la suerte. Además, Wyatt era partidario de las creencias de que uno mismo va forjando lo que mejor le convenga. Nada era gratis, y por todo se exigía un mínimo esfuerzo por parte de cada persona. Volviendo al punto principal de toda la idea anterior, las circunstancias fueron moldeando el tipo de ser humano que era en la actualidad. Nadie podía culpar de manera directa a sus padres en cuanto a educación, no podía echarse la culpa del todo a la persona que le dejó e hizo que el amor estuviese por debajo de sus metas personales y mucho menos podría hacerse uno a la idea de que ese egocentrismo naciera por simple gusto... o quizás existiera una ligera excepción en esta última idea  —Entonces espera de manera eterna, Lett, que eso jamás va a pasar  — sonrió de lado, pero algo con lo que si esperaba contar era con su compañía para esas alturas de la vida. No podía hacerse a la idea de que alguien cercano a él se alejara o por circunstancias del destino falleciera. Suspiró, creyendo que era mejor no pensar en eso.

Aprovechó lo cerca que se encontraba su hermana para darle un beso a un costado de la frente antes de reír por esos buenos tiempos. Si, tiempos aquellos en los que jamás habría contemplado que su vida daría demasiados giros drásticos para su gusto  — Eso se llama prejuicio, además ¿cómo puedes recordar la manera en que yo le veía? Puede que en lugar de verlo a él estuviera... estuviera viendo al exótico hurón multicolor de los vecinos  — argumentó, encogiéndose de hombros. No era extraño mirar en el Capitolio toda clase de animales extravagantes y con las mezclas que al menos él nunca habría imaginado.  Bueno, si era común encontrar personas con bigotes de algún felino, no tendría motivos para sorprenderse por un animal como pandas a tamaño miniatura. Rodó los ojos ante el comentario de la rubia — Deberían de darme algo de crédito por darles una lección de vida. No todos los sujetos con los que vayan a encontrarse serán amables — murmuró.

Sinceramente, apostaba más a que ella se terminaría desangrando en la arena por esos cortes que a imaginar que se quedaría con el título de vencedora. Supongo que ese giro fue de las pocas cosas interesantes que llegamos a visualizar en los juegos — sin duda para ser patrocinador también se tenían ciertos criterios, y a manera personal, lo que Ben buscaba era a alguien que además de dar buen espectáculo, se mantuviera siempre al frente y no lamentándose de su patética e inevitable situación. Ah, era tan difícil conseguir ese tipo de tributos hoy en día y más si provenían de los distritos bajos — Si, sin duda Ethan tiene cierto don para la palabra — concedió Benjamín, pensando que ese mentor que para aquellos tiempos buscó el patrocinio de su hermana ahora trabajaba para él dándole ciertos rangos y expectativas sobre lo que podría venir para la siguiente edición en caso de que alguno de sus candidatos contemplados se ofreciera para tributo. Sin embargo, el mayor de los Rothmann ya se había encargado de darle la tarea de ponerse a analizar a cada uno de los participantes en cuanto los tributos se seleccionaran en las cosechas.

Esta vez sonrió con cierto deje de amargura y tristeza. De haber podido evitarle la situación a Scarlett, lo habría hecho sin pensárselo dos veces. Él cometió un error y por más que evitara que llegar a oídos de otros no pudo evitarlo, tanto así que al menos unas 5 versiones de lo ocurrido llegó a escuchar, y en el caso de Lett... no, el error no había sido de ella sino de el hombre que tenía por marido al no darle el lugar que su hermana claramente merecía dentro de esa familia que recién establecía sus bases — De los errores nace la experiencia, y no esperaría menos de ella. Además de que tiene bastante marcados los estándares del tipo de personas a las que suele frecuentar — siendo toda una señorita refinada, por supuesto que no aceptaría a cualquier sujeto que se le acercara con un bolsillo lleno de promesas vacías. Eso si que no, Helena era una digna portadora del apellido Rothmann al conocer los mejores medios para descubrir las intenciones de las personas. Aunque por otra parte, Wyatt temía que fuera tanta la devoción de la menor de la familia por resaltar a su manera que se fuera hacia el camino equivocado.

A mi me sorprende el hecho de que mi oído siga íntegro tras la cantidad de veces en que me ha dirigido la palabra — rodó los ojos, pensando en lo 'amable' que era la chica cada vez que lo veía en alguna reunión o de visita en casa de sus padres. Ben intentaba ser educado, pero en ese sentido su paciencia y ganas de seguir mostrando una imagen del todo educada también tenían sus límites — Sabes que para nosotros el "límite" en cuanto a lo económico es un tema que va y viene — dijo, dándole a entender que podría ser cualquier precio y no habría problema alguno para pagarlo — Simple apariencia. Si quedo bien con ella, lo haré con los padres — algo que parecía un dato de lógica para él — Tiene gustos demasiado excéntricos, quizás te dieras cuenta de eso en la última de las celebraciones a las que asistimos. Colores bastante vivos para mi gusto — hizo una pausa y a la vez realizó una mueca — Mientras más raro sea el objeto o prenda, es mejor. Le gusta la exclusividad en mezcla con la originalidad. Todo un dilema... y antes de que añadas algo, todo esto que te menciono fue producto de la cantidad de veces en que he tratado con ella y de una investigación que mandé a hacer — suspiró. Todo dato era esencial, por eso se vio en la necesidad de buscar más a fondo los gustos particulares de la señorita.

Se detuvo al frente de una tienda un tanto llamativa en apariencia y la señaló con el dedo índice de su mano libre — ¿Qué te parece comenzar por aquí? — preguntó, considerando dicha tienda una de sus opciones más cercanas.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por S. Ivory Rothmann el Mar Mar 04, 2014 1:08 pm


A lo largo de su vida mientras el espítritu de uno y otro se iba formando a consecuencia de las vivencias que podían acumular en su haber, la rubia había aprendido a lidiar con aquel porcentaje de mujeres que se acercaban a su hermano mayor con el único proposito de hacer caer en sus redes a un partido tan atractivo como él lo era. Benjamin se había generado su propia fama al salir de la somba del progenitor que tan poco había atendido a sus hijos, y con ello el mundo tan exclusivo del capitolio lo había adorado y reverenciado como al más pródigo de sus hijos.  No sólo era un excelente cabeza de familia con sus dos hermanas pequeñas, si no que en cuanto a patrocinios poseía una habilidad única para predecir con una exactitud casi inequívoca quien sobreviviría lo suficiente como para generar las más fuertes apuestas. Cuando aquella mujer tan estúpida se había atrevido a dejar casi plantado en las puertas de un matrimonio que se preveía muy feliz a su hermano, Scarlett no podía dar crédito entonces a sus ojos, simplemente no le cabía en la cabeza como alguien había sido tan poco coherente como para hacer a un lado a un hombre como su hermano.  No era tan raro entonces imaginarse que él fuese tan reacio a comprometerse con cualquier mujer o a tomarsela demasiado enserio.

Su pequeña hermana le sonrió con gracia, era agradable poder escuchar de nuevo el tranquilizador tono de voz que él poseía.  — Tengo toda la eternidad para esperar por ello si se trata de demostrarte un hecho empírico como lo es el que al envejecer tu pelo se tornará de un atractivo color blanco. — Scarlett mantuvo su sonrisa ladina que podía compararse con aquella que le mostraba su hermano, casi siendo un gesto gemelo. Desde niña había aprendido a imitar alguno de sus gestos y a fabricarse los suyos propios. Muchos decían de ella que era la versión femenina de su hermano, igual de retorcida, de sarcástica y egocéntrica. Eso entre muchos más adjetivos.  Por unos momentos cerró sus ojos al recibir el cariñoso beso que este le estaba regalando sin demasiado esfuerzo. Para ella Benjamin siempre iba a ser un referente en cuanto a comportamiento, su guía personal y casi moral. No había sabido verlo al enamorarse de forma tan ciega de su actual esposo, actuó con demasiada ingenuidad e inocencia haciendo caso omiso de los casuales consejos que este le había dado.  — Ese hurón me daba ... repelús, si, un animal tan colorido y apestoso cerca de nuestra casa era lo menos que nos faltaba con esos vecinos. Suerte tuviste de que no me encaprichase con el hijo de estos. — Sonrió recordando aquellos momentos de su adolescencia, no había tenido que preocuparse más que de estudiar, cosa que había hecho, y con los mejores resultados posibles. Aunque muchas personas desconocían ese ehcho, Scarlett era una periodista acreditada, solo que su carrera nunca había sido estrenada, se casó demasiado pronto como para pensar en aquello, desafortunadamente. — Yo siempre te estaré agradecida por cuidar de mi, eres el único que se ha tomado la molestia de hacerlo. — Con cierta tristeza sonrió. Muchas veces después el fracaso que había supuesto su embarazo ella misma había sido quien pensase que su valor como ser humano era apenas nulo, de lo contrario James no hubiese actuado como actuó, dejandola en soledad con toda aquella marea de sentimientos que a duras penas había podido contener. Benjamin había estado allí para ayudarla, no para ponerle las cosas fáciles, y gracias a ello había salido adelante. Helena sin embargo había sido demasiado frívola como para preocuparse del estado anímico de su hermana mayor, le había dado por manifestar sus muchas ideas de comercios para abrir. Y aunque no le dió el apoyo que necesitaba, si le dió una idea sólida. Esa idea a dia de hoy era una exitosa cafetería.

Cuando eres mujer aprendes a tomar nota de las señales ocultas, creeme, Charlotte no tenía tantas ganas de morir como aparentaba con toda aquella tragedia que se elaboró con esmero. — Cosa que era cierta al menos en su opinión. No era algo tan fuera de lo común entre tributos mostrar desaliento en las últimas etapas de los juegos, la inmensa mayoría al verse abrumado por la responsabilidad de deshacerse de los tributos profesionales optaba por deprimirse y dejarse matar. Charlotte en comienzo había sido una de ellas. Y ella misma tuvo suerte de que Ethan estuviese allí para darle cierto consejo que la hizo tomar ventaja entre los demás patrocinadores. Ante la mención de aquel hombre la rubia enarcó una de sus cejas con mucha sutileza y sin perder un ápice de elegancia. — Desconocía que tuvieses relación con Shaz. Aunque me supongo que este se cobija bajo el árbol que más sombra le proporciona. — Comentó de forma increiblemente casual, sin darle más importancia de la que poseía. Dentro de aquel mundo todo giraba entorno a los negocios, y, por más que los propios vencedores adoptasen una postura de dramatismo al principio, todos acababan por adherirse al mundo que el capitolio les ofrecía. Todos.

Por la esquina de sus ojos la rubia observó el rictus de amargura que mostraba en ese momento su hermano. Odiaba, detestaba, verlo así por culpa de uno de sus errores. James definitivamente lo había sido. No en un comienzo, no, ella sabía perfectamente que de no ser por aquel inesperado aborto las cosas en su matrimonio se habrían dado de otro modo. Pero cuando todo se vino abajo nadie se sintió más estúpida que ella misma, atrapada en una espiral de desdén que sólo incrementaba esa misma amargura que sentía día a día. Su hermana Helena era consciente de ello, la conocía tanto como conocía a Benjamin para afirmarlo, y si bien nunca la había encontrado con un muchacho de su edad, la menor de los Rothmann no se quedaba atrás en cuanto a atractivo fisico. Era una pequeña gema en bruto, con cualidades que pulir todavía. — En ciertos momentos temo que los árboles no le dejen ver claramente el bosque. Al ser la menor sabes que de algún modo todavía es la más maleable. — Admitió con ese deje de amargura que antes estaba mostrando su propio hermano mientras ambos continuaban caminando por el centro de la ciudad, seguidos de su servil Avox, quien con mucha maña se ocupaba de esquivar a los transeúntes que ni siquiera se fijaban en él. Muy en el fondo de si misma Scarlett sentía lástima por ese pobre ser, encadenado ahora a su vida y caprichos.

Lo que a mi me sorprende es que conserves tu integridad física. La ... chica es bastante extrovertida, no sé si me explico. Aunque su padre se empeñe en taparlo con grandes sumas de dinero. — Dijo girando el rostro para encontrarse con los ojos de su hermano, viendo en ellos el conocimiento de aquel hecho. Obvio. Benjamin estaba al tanto de cosas que ella misma desconocía. Podría afirmar que hasta sabía las veces en las que el presidente se ponía a toser. De ahí que muchos lo comparasen con un tiburón, siempre al acecho. Con bastante orgullo le sonrió, cómplice. — No obstante lo que tratamos aquí es una inversión a largo plazo, ¿no?, entonces será mejor esmerarse para conseguir algo único, algo que te mantenga siempre en su recuerdo, como bien estás diciendo, algo raro y exclusivo. — Pensativa se mordió el labio inferior, pensando en que podía ser aquello que la impactase. Iba a ser tarea complicada conociendo como conocían a la excéntrica mujer. Poseía de todo en la enorme mansión de sus padres. — Podría prestarle a James, no es tan exclusivo pero... - comentó jocosa la mujer mentras se acercaba a una tienda de antigüedades de tan elevado costo que sus clientes eran los más adinerados del capitolio. — ... podría hacerle el apaño. — finalizó con una sonrisa tranquila y apacible, todavía pensando en que podían obsequiarle a la muchacha. — Tengo entendido que es aficionada a tocar el violín. Si podemos conseguirle un Stradivarius original sería un buen comienzo. - Añadió volviendose para ver a su hermano y esperar su aprobación o no.




Scarlett I. Rothmann
I am an inferno, I am a tempest. I am venom and fangs and claws. I am lightning and starlight, and I am hell in high heels..
S. Ivory Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinadora.

Mensajes :
370

Fecha de inscripción :
19/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Sáb Mar 29, 2014 5:50 am


Benjamin ya había olvidado por cuál motivo es que su cabello se volvió el tema de conversación para los Rothmann. Si, porque pese a que Scarlett se casara tiempo atrás, eso no dejaba de lado que seguía perteneciendo por apellido y sangre a una de las familias de élite dentro del Capitolio. Además, para Ben era detestable en escalas inimaginables el referirse a ella como la señora Dahlstrom. Suficiente tenía con el hecho de que los empleados del susodicho inútil mencionaran ese apellido cada que saludaban a su hermana. Intentó contener una carcajada, pero al final decidió reír un poco por el espontáneo comentario de su adorable compañía — Esa fuerza de voluntad y la cantidad de veces en que le rechazaste me hizo reafirmar que sin duda sabes bien elegir al tipo de personas que vale la pena tener cerca. Aunque todavía recuerdo el grito que pegaste cuando ese 'animal colorido y apestoso' entró a tu habitación en uno de nuestros tantos veranos — buenos y dulces recuerdos. Días en los que como tal la vida no era del todo un problema y uno podía seguir haciendo lo que le viniese en gana sin tener que rendir más cuentas de las necesarias. Hoy en día era un tanto imposible añorar con que el pasado volviera. Y de ser así, tampoco le gustaría del todo traer de regreso esos momentos de severidad contra los que tuvo que luchar para librarse -en cierto modo- de la sombra que representaba su padre.

No negaría que las palabras de Scarlett le habían llegado hasta lo más profundo de su alma, ¿cómo podría siquiera pensar en la idea de discutir con ella? Adoraba a su hermana, y ésta vez dejando todo prejuicio e imagen la estrechó entre sus brazos para luego susurrarle al oído — Te quiero, hermana. Siempre ten presente que bajo cualquier circunstancia y en el momento que sea estaré para apoyarte. Eres fuerte y admirable, varias veces lo has demostrado y quien mejor que yo para corroborarlo. No dejes que alguien, ni el idiota de tu marido, te haga creer lo contrario — besó su mejilla antes de separarse y mirarla con una sonrisa más amplia que las que le llegó a mostrar con anterioridad. Coraje entremezclado con la ira fueron de las primeras emociones que sintió al enterarse de la actitud que James había tomado en relación a la noticia del aborto. Ganas de soltarle una paliza no le faltaron, y de hecho estuvo a punto de hacerlo pero lo que lo detuvo fueron terceras personas, además de que llegaron a convencerle de que de hacerlo, los rumores serían mucho peor y no quería que Lett fuese acosada por parte de gente a la que ni siquiera le importaba saber lo que pasaba en su matrimonio.

Aunque admitía que tiempo después no se esperaba verla como patrocinadora; y por supuesto, de las mejores que había tenido la oportunidad de observar en temporada de juegos. Era meticulosa, calculadora y nunca apostaba más allá de lo que estaba segura que podría obtener a cambio. Toda una Rothmann en el sentido de la palabra, pero dejando el apellido a un lado, era una mujer que tenía claras las metas que estaba buscando — Esa sin duda ha de ser una ventaja de tu parte al momento de estar patrocinando a algún tributo — y vaya que la jugaba bastante bien a su favor. Puso los ojos en blanco durante unos segundos, aunque admitió para si mismo que si de indirectas o acertijos se trataba, su hermana sabía manifestarlos de un modo claro y preciso para confundir a quien fuera. Menos a él, que bien le conocía. Después de todo tantos años de convivir juntos no podían ser en vano.

Ante la mención de Helena, suspiró — Compartimos los mismos temores. El mundo en el que nuestro padre está involucrado sin duda es uno que no me gustaría en el que ella estuviese — le preocupaba, y no necesariamente por el compromiso que tenía como hermano mayor de vigilar que sus hermanas fuesen por el camino adecuado — Sé que es fuerte a su manera, pero tengo la sensación de que no está lista para el mundo exterior. No todo es tan prometedor como lo pintan, y una desilusión es lo que mas quisiera evitarle — complejo era en que la susodicha no colaborase con la causa de mantenerse serena en lugar de impulsarse por el brillo de una posición favorecedora tanto para ella como para la familia en general.

De nuevo Scarlett le había arrancado una sonrisa del rostro sin proponérselo — Esa es la pregunta que me ha rondado a mi en todos estos meses. Y la palabra 'extrovertida' no calza del todo con la descripción de su verdadero ser. Escándalos son lo que le sobran, además del dinero, por supuesto — Había demasiado que sabía y que en verdad no le interesaba en la mínimo. Además de que otros tantos rumores le resultaban un tanto repulsivos que constantemente se decía a si mismo que si no lo necesitaba era mejor dejarlo en el olvido al igual que las emociones — Brillante. Tal y como lo has comentado es precisamente eso lo que busco: inversiones a largo a plazo. O al menos que éstas vayan a casi el año — Scarlett jamás dejaría de asombrarle con la facilidad que poseía para interpretar todo pensamiento o leve gesto de su persona. Hizo una mueca de aparente asco para luego echarse a reír a carcajada suelta por mencionar una vez más al marido de su hermana — Busco algo que esté a la altura, aunque le concedo lo raro en el sentido de que posee el don de hacer comentarios fuera de lugar — mencionó, para luego seguir de cerca a Lett — Al menos algo de decencia debía de tener la chica. Y veo que no olvidaste ese dato sobre ella. A mi pesar debo de admitir que su destreza con el instrumento va más allá de las capacidades de otros que se hacen llamar músicos de renombre. Como es de imaginarse, eso ha de se producto de numerosas clases que recibió desde niña  — murmuró, para luego llevarse una mano al mentón — Pareces más familiarizada con el tema que yo. De nuevo tendré que pedirte tu ayuda y buen juicio para seleccionar el adecuado — le dijo, antes de llamar a uno de los encargados para que estuviese a disposición de ambos.

La búsqueda de un regalo ideal había comenzado.






Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por I see Fire el Dom Oct 05, 2014 2:30 am


Cerrado por inactivo

I see Fire
avatar
Empleo :
Multiusos

Mensajes :
131

Fecha de inscripción :
23/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Not an ordinary day |x| Scarlett

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.