Información
Links
Awards
Staff y Copyright
Trama

Cinco años pasaron. Cinco años desde los últimos Juegos del Hambre. ¿Quién diría que todo podría cambiar en tan breve periodo de tiempo? Puedo recordar como pocos celebraron al ganador de esos últimos juegos. Y cómo eso enfureció al Führer. Y como era de esperar, él no encontró mejor solución que castigar al pueblo. A su propio pueblo. Pero él no tenía ni la menor idea de lo que estaba por venir.
Un año tardamos en organizarnos. Es cierto. Demoramos bastante. Pero los planes habían sido creados desde hace mucho antes, por lo que no fue demasiado difícil perfeccionarlos. Sabíamos que nuestras probabilidades de salir vencedores eran muy pocas, pero la vida de nuestros niños lo valía.Lo primero que hicimos fue atacar a sus proveedores. Hicimos explotar las fábricas, poco antes de que se realizara la cosecha de los 103° Juegos del Hambre. Perdimos a muchos de los nuestros, pero estábamos seguros de que ellos hubieran sacrificado sus vidas por la causa. Tal cual como haríamos nosotros si se diese la oportunidad. Todos y cada uno de nosotros se sacrificaría por recuperar la libertad del único pueblo que quedaba en el mundo.
Pero entonces fue cuando el presidente se percató de que los rebeldes aún estábamos vivos. Y nos quiso eliminar.
Nos persiguió con todas sus armas, por todo lugar, dejando de lado incluso los 103° Juegos del Hambre. Mató inocentes intentando encontrarnos. Torturó a nuestras familias. Nos torturó incluso a nosotros sin darse cuenta. Pero no hablamos; no nos rendimos. Y él tampoco. Pero nuestra esperanza y nuestros sueños de un mundo en paz eran mucho más fuertes. Seguimos un plan hecho hace años, nunca llevado a cabo por su riesgo. Un golpe de estado. Nos infiltramos en el Capitolio por los túneles subterráneos, aprovechando que gran parte de la seguridad se encontraba buscándonos en los Distritos. Irónico, pero cierto. Al intentar encontrarnos donde estuvimos, el presidente y su gobierno quedó completamente indefenso. Bueno, quizás no tanto, pero mucho más de lo normal. Y nosotros aprovechamos esa ventaja.
Nos infiltramos, armados hasta los dientes, pero siempre en las sombras. Esperamos hasta el momento indicado, cuando el Führer nos creía atacando distritos indefensos… y le atacamos a él. Matamos a sus guardias. Le matamos a él. Liberamos de una vez por todas a todo Panem.
La noticia corrió rápido. No así el pánico. Aunque su líder estaba muerto –al fin–, los Agentes de Paz, en su mayoría, nos atacaron. Y la guerra comenzó. La paz era un sueño difícil de conseguir. Y aún estábamos muy lejos de ello.
Una guerra comenzó. Tal como contaban los videos de los juegos sobre los días oscuros, los hermanos pelearon contra sus hermanos durante casi cuatro años, hasta que por fin los que ellos alguna vez llamaron rebeldes, el verdadero pueblo de Panem, logró demostrar que eran más que aquellos que deseaban gobernarlos. Y el pueblo se alzó, eligiendo también un nuevo gobierno de forma democrática.
Odette Ledoux –una joven del distrito X, miembro de una de las familias rebeldes de mayor iniciativa– tomó el mando de una nación destruida y pretende reconstruirla. Pero… ¿acaso la paz puede ser conseguida con tal facilidad luego de tanto tiempo?

Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
{ En construcción }
Odette
Presidenta
Contacto
Juliette
Admin
Contacto
Lucielle
Admin
Contacto
Oliver
Diseño & Publicidad
Contacto
Benjamin
Admin
Contacto
Scarlett
Admin
Contacto
Aldric
Admin
Contacto
Lorraine
Admin
Contacto

PNJs: The Führer || I see Fire || Los Mutos || Panem TV

I see Fire es un foro de rol literario, el cual está inspirado en la trilogía de libros escritos por Suzzanne Collins: The Hunger Games (Los Juegos Del Hambre en español). Pero sólo está inspirado en esta saga, pues nuestra trama e historia es totalmente original, creada por nuestro increíble equipo administrativo, así como todos y cada uno de nuestros personajes, además de sus temas y gráficos, han sido creados por sus respectivos autores, por lo que los créditos de estos son para ellos.

Por otra parte, nuestro diseño general, incluyendo gráficos y códigos han sido creados, modificados o desarrollados por Lucian H. Night { Delenzo/Somerhalder }, por lo que le pertenecen, al menos en parte. Agradecemos a kathastrophexlove y Rose del foro de recursos Glintz por los tutoriales que nos han ayudado a que el foro tenga el aspecto que tiene ahora.

Agradecemos también a páginas de recursos como DeviantArt, Pinterest, Glintz, ForoActivo, Tumblr y la wikia de The Hunger Games (en inglés).

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Panem et Circenses
Muchas personas dicen que en cinco años es imposible que ocurra un cambio de gran magnitud, pero eso es porque nunca se han topado con personas decididas a cambiar su futuro.
Después de los 102 juegos del hambre, los rebeldes se reunieron y luego de planear por más de 10 años el ataque más importante de todos, antes de que se pudieran celebrar los juegos N. 103 realizaron un golpe de estado dejando por el piso el mandato del Führer.
Al poder subió Odette Ledoux y con ella muchos cambios llegaron..¿Estás listo?
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Jue Feb 26, 2015 8:49 pm por Invitado

» The Mockingjay Fall [Elite]
Miér Feb 11, 2015 5:47 am por Invitado

» This War is Ours || Afiliacion Elite
Jue Ene 29, 2015 4:10 pm por Invitado

» [normal] Saint Lorene - Cambio de Botón
Miér Ene 21, 2015 4:20 pm por Invitado

» Brave new world || Elite.
Vie Ene 02, 2015 2:59 pm por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Normal]
Dom Dic 21, 2014 4:53 pm por Invitado

» The Mirror of Erised {Cambio de Elite a Normal}
Vie Dic 19, 2014 5:45 am por Invitado

» Hearts on Fire {élite} Cambio de botón
Mar Dic 16, 2014 5:34 pm por Invitado

» St. Monica University [Normal]
Mar Dic 16, 2014 1:27 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Lun Jun 30, 2014 2:40 am.
Afiliados Hermanos & Directorios

Afiliados Élite
Fruit of the poisonous tree  photo botoacuten2_zps1fa3517b.png Almos Immortal BLUE MOON Under the Palmtrees London City RPG venice Beach

Última limpieza: 11/10/2014
AFILIADOS NORMALES AQUÍ

You're the one that made me feel most alive [Flashback] {Lucian H. Night}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You're the one that made me feel most alive [Flashback] {Lucian H. Night}

Mensaje por Amélie K. Lefeuvre el Jue Oct 16, 2014 3:48 am

5:30 am, aprox || Distrito 2 || Clima frío.

-No puedes esperar más tiempo Amy, No puedes- mi cabeza repetía lo mismo una y otra vez. Quería creer que se equivocaba pero en el fondo tenía absoluta razón; ya había dejado pasar mucho tiempo para que él lo supiera, ¿Hasta cuándo? ¿Qué estaba esperando que ocurriera para decirle? ¿Un tragedia? -No, definitivamente no. - sacudí mi cabeza levemente para ignorar las imágenes de posibles cosas que podían pasar. No quería esperar hasta el día en el que él o yo tuviésemos que regresar a los juegos..porque aun existía esa posibilidad. Era cierto que aun faltaban un par de años para los próximos vasallajes, ¿Pero y si algo pasaba? ¿Y si una guerra se aproximaba? No quería dejar que muriese sin antes decirle. No podía quedarme callada un solo día más.

Observé el reloj ubicado en la mesa al lado de la cama; Tomé una bocanada de aire y después suspiré. Eran tan solo las 2:30Am ¿Qué podía hacer? No era como si tuviese la posibilidad de salir de casa y caminar unos cuantos metros hasta llegar a la suya, porque sabía que en éste momento él se encontraba en el distrito 2 y eso quedaba alrededor de tres horas de distancia. Pero también era consciente de que si esperaba a que volviese, podían pasar varios días o incluso semanas y no estaba dispuesta a tanto.  Era una necesidad; Necesitaba verlo, hablarle, decirle cosas y por sobre todo ser sincera con él. Por lo que en cuestión de arranque y sin pensarlo un segundo más, me levanté con un solo movimiento y rápidamente caminé hacía el baño, donde me duché, organicé de una forma extraña mi cabello y después salí rumbo al armario; saqué de ese lugar lo primero que encontré, tomé de la mesa algunas cosas que pudiesen servir en caso de emergencia y luego salí de la cabaña rumbo a aquel lugar.

Sabía que estaba loca, en verdad lo estaba. Eran casi las tres de la mañana y lo más normal era que estuviese haciendo lo que cualquier persona haría a esta hora, pero la incertidumbre -más los problemas de sueño que acostumbraba a tener- no me lo permitía. Aun tenía tiempo de arrepentirme, pero no era una idea puesta a consideración. Estaba más que decidida a decir todo aunque tuviese que esperar varias horas frente a su puerta a que se despertara.. porque sí, seguramente él también estaba durmiendo. ¿Qué más daba? Unas horas más, unas horas menos, daban igual. A fin y a cabo lo haría ese mismo día, pero por lo pronto debía esperar un largo tiempo de viaje en el tren, así que me limité a cerrar los ojos no con la intención de dormir, sino de descasar.

Y como si hubiesen transcurrido solo un par de minutos, las campanas de la estación sonaron, dándome a entender que ya había llegado. Salí de aquel lugar con calma y comencé a caminar por las calles mientras disfrutaba del clima.- Una de las ventajas de toda esta situación era que cuando el sol llegara a su máximo esplendor, ya me encontraría en casa de nuevo. Por lo que no tendría que toparme con las altas temperaturas que tanto me desagradaban. Y otra ventajam es que me quitaría un peso de encima al ser completamente sincera.  Aunque por supuesto, estaba nerviosa, ansiosa. Mis manos no podían quedarse quietas y se encontraban frías. Mi corazón latía a mil por hora, como una niña pequeña a punto de declararse por primera vez, lo cual era irónico porque eso era precisamente lo que iba a hacer.

Caminé durante un rato fijándome de vez en cuando en direcciones y lugares mas o menos conocidos y justo cuando por fin tenía en vista la casa de los Herondale-Night, por mi mente pasaron una gran cantidad de posibles respuestas de su parte. ¿Y si era muy pronto? ¿Y si era muy tarde? ¿Y si arruinaba loqueseaquefuese que tuviéramos por decir eso? ¿Y si era un error? ¿Y si se alejaba? ¿Y si no volvíamos a hablar nunca más?.. pero aun, ¿Y si ya existía alguien más? -Un nudo se formó en mi garganta.  ¿Cómo era que no había pensado en todo eso antes? -Que tonta..- susurré en voz baja y después suspiré. Su puerta estaba a tan solo dos metros de distancia. ¿Qué iba a hacer?

Vestimenta (?):



I need you in my life.
Amélie K. Lefeuvre
avatar
Empleo :
Instructora Rebelde.

Mensajes :
349

Fecha de inscripción :
14/01/2014

Localización :
Panem.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're the one that made me feel most alive [Flashback] {Lucian H. Night}

Mensaje por Lucian H. Night el Sáb Oct 18, 2014 1:17 am

Lucian estaba ya hacía una semana en aquella casa que le había visto crecer. Aquel lugar que había sido el hogar de su infancia hasta que cierto hombre había decidido quebrar aquel cuento de hadas. Pero Lucian no podía dejar de venir. No ahora que la pequeña Kitty estaba allí. Recordaba la felicidad que había sentido al saber que tendría una hermanita, pero por su padre, no la conoció hasta que el ojiazul fue a los juegos del Hambre. Eso era ya hacía cuatro años. La pequeña tenía diez años ahora. Y cada vez se parecía más a Lucian, lo cual era impresionante. Pero esa pequeña estaba en la Academia. Y estaba allí porque quería. Y por eso quizás es que las visitas de Lucian ya no eran lo mismo en la casa de los Herondale-Night. Ahora solía pasar gran parte del día solo con su madre, en la casa o en la joyería. pues la niña pasaba en la Academia desde temprano.

Quizás era tiempo de volver al distrito 14.

Era tan temprano. Y el azabache ya estaba en pie. Lucian no era conocido por ser un madrugador, la verdad es que era de los pocos que solía levantarse tarde, pero… hoy lo necesitaba. Y no había podido dormir demasiado. Desde las tres y media de la madrugada había estado ya rondando en la casa que recordaba tan bien… y que le parecía tan ajena, tan extraña. No importaba que la visitara cada mes durante los últimos cuatro años. Nunca volvería a sentirla como un verdadero hogar. Fue él quien preparó el desayuno, aunque sabía que su madre tardaría en despertar. Igual que Henry. Pero la pequeña Katza había despertado también, pues pronto debería estar en la academia. Desayunaron juntos. A pesar de la diferencia de edad, Lucian adoraba conversar con su hermanita. Era tan madura e inteligente. La adoraba. Escuchó como se cambiaba la pijama por la ropa de la Academia y Lucian hizo lo mismo, pero con ropa deportiva. Necesitaba gastar energías y desde que había llegado allí no se había ejercitado en ninguna ocasión. Para esto, se puso unos pantalones de buzo holgados de color oscuro, una camiseta gris y zapatillas deportivas. Al salir de su habitación, la pequeña Katza le convenció de que podía acompañarla hasta la Academia y así ambos aprovecharían de trotar un poco.

Y así, al volver, no encontrarás a Henry en casa, había agregado La Voz.

Eso era todo lo que había necesitado para salir de inmediato. El camino de ida, lo hizo concentrado en mantener un ritmo constante para que la pequeña niña pudiera seguirle sin problema. En el camino de vuelta intentó hacer lo mismo. Pero no pudo evitarlo y su mente divagó hacia el dilema que había tenido en su mente desde hacía tanto tiempo… un año, casi. Desde el mismo minuto en el que la había conocido. El conocerla había sido el momento más maravilloso de la vida del joven mentor. Había sido divertida, algo tímida en un comienzo. Tranquila. Hermosa sin siquiera intentarlo. Para nada  Había sido diferente a todo lo que Lucian había conocido alguna vez. Pero… ella era cinco años menor que Lucian. Era demasiado joven. Pero Lucian no podía evitar sentir lo que sentía. ¿Qué era lo que sentía en cualquier caso? No estaba seguro. La quería. Era claramente algo más que quererla como su mejor amiga, que era más o menos lo que era ahora. Aquel año viviendo a pocos metros el uno del otro en el distrito de los ganadores había hecho que ambos pudieran comenzar “algo”. Él sabía que había algo entre ambos pero, ¿qué? ¿Acaso ella lo sentiría también? A pesar de su aparente seguridad –casi narcisista–, Lucian era un hombre muy inseguro de sí mismo. ¿Cuánta seguridad en sí mismo podría tener un joven que había sido convencido que para valer la pena tenía que matar?

Pero sus pasos continuaron un ritmo constante y, aunque había muy poca gente en la calle, los pocos que pasaban lo saludaron con la mano o un gesto. ¿Les conocía? Era poco probable, Lucian no era sociable. De seguro solo le reconocieron como el mentor del distrito. Increíble era que aún no hubiera una plaga de reporteros preguntando por tantas cosas que a nadie le interesaba. Pero Lucian siempre había sido un caballero –algo frío y desagradable, pero caballero–, por lo que alzó la mano y saludó con una jovial sonrisa. Falsa. Muy falsa.

Siguió trotando. Un poco más rápido de lo que había hecho en el viaje de ida, pues ahora no debía mantener un ritmo para una pequeña niña. Era increíble como pasaba el tiempo, pues la luz del sol comenzaba a asomarse por entre las montañas, muy débilmente.

Vio una silueta cerca de su hogar. ¿Quién era? Pocos eran los que se acercaban a aquella casa blanca, perteneciente a la única familia que vendía joyas en todo el distrito 2. Se acercó aun trotando, pero redujo la velocidad al reconocer quién era.

– Amélie – el rostro del azabache se descompuso, totalmente sorprendido. Pero enseguida, una sonrisa gigantesca curvó sus labios y se acercó más aún, acortando la distancia entre ambos. Hacía tan solo unos segundos se había preguntado cómo sería reencontrarse con ella en el distrito 14 luego de haber pensado en ella… de esa forma. Ahora no importaba ¿o sí? La tenía frente a sí mismo. Estaba allí, justo a un par de metros del hogar del mentor – ¿Qué haces aquí? No esperaba verte hasta volver a la isla – ladeó la cabeza, de pronto avergonzado por su penoso aspecto. Estaba completamente sudado. Asquerosamente sudado. Miró hacia la silenciosa casa. Sus padres debían haber ido al trabajo ya. Frunció los labios – Estoy impresentable… ¿quieres pasar? – hizo un gesto con la cabeza hacia la casa. Por algún motivo, toda aquella inseguridad oculta se hacía presente cuando estaba cerca de la joven morena.


AND THE BREEZE, AND THE TREES, AND YOUR WISPERS IN NIGHT. YOU MAKE ME FEEL LIKE A KID, YOU MAKE ME FEEL LIKE A MAN. YOU'RE MY EVERYTHING, AND THE BEEL STILL RING. JUST REMEMBER I WAS LOVED IN MANY DIFFERENTS WAYS, BUT I WILL FIGHT FOR THIS, I'M HERE TO STAY. Y O U'R E  M Y  E V E R Y T H I N G,  AND THE BELL STILL RING.
You're my everything



Lucian H. Night
avatar
Empleo :
Mentor ¬¬

Mensajes :
300

Fecha de inscripción :
13/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're the one that made me feel most alive [Flashback] {Lucian H. Night}

Mensaje por Amélie K. Lefeuvre el Miér Oct 22, 2014 6:55 am

Era claro que los planes habían cambiado. Aunque en el inicio la idea era simplemente quedarme afuera sentada hasta escuchar un sonido proveniente de la casa que me dijese que ya todos se encontraban despiertos, ahora las cosas eran diferentes. Después de las mil y una opciones que por mi mente cruzaron, no podía quedarme ahí como si nada.- ¿Qué si tenía razón? ¿Qué si era demasiado tarde?- No. No estaba dispuesta a sacrificar una linda.. amistad -si es que ese era el nombre que podía recibir -Aunque.. ¿Y si era lo correcto? ¿Y si él también sentía lo mismo?- Esa era la otra opción; también existía esa posibilidad. Claro que existía, solo que el día de hoy me encontraba demasiado pesimista como para pensar que algo de ese tipo fuera posible. Y aunque por mi mente sonaba más la idea de simplemente retirarme y tomar otro tren hacía el distrito 14 como si nunca hubiese estado aquí, algo me decía que debía intentarlo - A lo mejor puedo dejar una carta..- consideré en voz alta pero solo lo suficiente como para que yo lo pudiese escuchar. Esa era una buena idea; lo único malo, es que no tenía ni papel ni lápiz para hacerlo por lo que inmediatamente la descarté -¿Llamarlo? - Esa también habría sido una magnifica idea, de no ser solo porque el móvil se encontraba en el distrito del que provenía y no conmigo. Así que básicamente, Era como si el destino me estuviese dando una señal.

Tomé una bocanada de aire e ignorando todas las ideas que pasaban por mi cabeza, di unos pasos más hasta llegar a la puerta y estiré mi brazo con la intención de dar unos suaves golpes, pero me detuve en seco -¿Y si mejor..?- negué con la cabeza. Ya estaba aquí, tenía que hacerlo sin importar los resultados -Tu puedes- traté de darme ánimo e inmediatamente después di tres golpes rítmicamente contra la madera. Me aparté un metro para poder visualizar los ventanales y la puerta en caso de que alguien se acercara y esperé en ese lugar al rededor de cinco minutos, pero no hubo respuesta alguna -A lo mejor no han escuchado..-consideré durante un instante. Así que me acerqué nuevamente y golpeé un poco más fuerte.. pero nuevamente, nadie respondió -¿Es posible que nadie se encuentre en casa desde tan temprano? - pregunté al aire, puesto que claramente no había alguien que pudiese responder. Fruncí el ceño y suspiré. Había perdido el viaje.

-Lo sabía, sabía que era mala idea. ¡No está! -bufé con frustración y comencé a caminar tranquilamente alejándome de la casa. Me detuve durante un instante y giré mi cuerpo en dirección al lugar en el que me encontraba hace tan solo unos minutos -Supongo que de todas formas tendré que esperar a que regrese- hice una mueca de desagrado y volví a girar mi cuerpo, ésta vez en dirección a la estación de tren y justo cuando estaba decidida a irme, una voz un tanto familiar me tomó por sorpresa. Alcé mi rostro -que en ese instante se encontraba analizando las maravillosas piedras del camino- y me topé inmediatamente con sus ojos -Lucian- pronuncié su nombre con dulzura y tranquilidad. Esa que ahora mismo mi corazón no conocía, puesto que se encontraba latiendo a mil por hora -No tienes forma de huir ahora, Amy- una sonrisa amplia se dibujó en mi rostro pero se borró al instante de escuchar sus palabras. -¿Qué hago aquí? Bueno, pues tuve un impulso. Básicamente no podía dormir porque una declaración rondaba por mi mente así que tuve que venir porque mi corazón y mi cabeza me lo pedían... Es simple.-Claramente no podía decirle eso. No después de escuchar el tono que había usado en sus palabras. Era claro que se había sorprendido..Pero, ¿De buena manera? ¿O de mala? -¿Yo? Pues..Simplemente quería venir al distrito 2 y sin darme cuenta terminé precisamente aquí..- traté de sonar lo más convincente posible. En parte era razón; si quería llegar éste distrito, pero no de forma casual había terminado en éste lugar. Estaba aquí con un objetivo específico -¿Y tú? ¿Qué haces aquí? -Después de realizar la pregunta me percaté que no había estado bien formulada, por lo que inevitablemente reí - No me refiero a aquí aquí, porque claramente éste es tu distrito.. - eché un vistazo a la casa que se encontraba a un par de metros de nosotros -y claramente esa es tu casa -la señalé- Me refiero.. aquí afuera. -aclaré un poco más la situación- Es muy temprano, pensé que todos iban a estar dormidos.. Luego toqué la puerta y nadie respondió - aun me sentía confundida por eso. Tenía entendido que él vivía con toda su familia, por lo que no sabía dónde podía encontrarse cada uno de ellos a las cinco y media de la mañana. La gente normal dormía a esa hora. -En fin. ¡Que gusto verte!- la sonrisa que había desaparecido después del tono de su voz, volvió a aparecer y se quedó en ese lugar como si nunca se hubiera ido y es que era inevitable no sentirme de esa manera cuando me encontraba a su lado.

-¿Impresentable?-Lo miré confundida sin entender a qué se refería; luego me percaté de las pequeñas gotas de sudor que caían de su rostro y reí -¿De qué hablas? Son solo unas gotas. -negué con la cabeza aun riéndome -Creo que te he visto con peor aspecto.. ya sabes, los vídeos en los que apareces en la arena..- traté de recordarle que había pasado por peores cosas - Sin bañarte.. sin cepillarte.. con ojeras..-comencé a nombrar una a una las cosas que había visto con anterioridad y después de un rato me detuve - Como dije, no es la gran cosa- sonreí y luego me hice a un lado. -Si no es molestia, claro. Me encantaría conocer la casa del señor mentor- utilicé un tono de broma en la última oración y reí.


PD::
Off. Trampa, este post era en primera persona bebé


I need you in my life.
Amélie K. Lefeuvre
avatar
Empleo :
Instructora Rebelde.

Mensajes :
349

Fecha de inscripción :
14/01/2014

Localización :
Panem.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You're the one that made me feel most alive [Flashback] {Lucian H. Night}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.