Información
Links
Awards
Staff y Copyright
Trama

Cinco años pasaron. Cinco años desde los últimos Juegos del Hambre. ¿Quién diría que todo podría cambiar en tan breve periodo de tiempo? Puedo recordar como pocos celebraron al ganador de esos últimos juegos. Y cómo eso enfureció al Führer. Y como era de esperar, él no encontró mejor solución que castigar al pueblo. A su propio pueblo. Pero él no tenía ni la menor idea de lo que estaba por venir.
Un año tardamos en organizarnos. Es cierto. Demoramos bastante. Pero los planes habían sido creados desde hace mucho antes, por lo que no fue demasiado difícil perfeccionarlos. Sabíamos que nuestras probabilidades de salir vencedores eran muy pocas, pero la vida de nuestros niños lo valía.Lo primero que hicimos fue atacar a sus proveedores. Hicimos explotar las fábricas, poco antes de que se realizara la cosecha de los 103° Juegos del Hambre. Perdimos a muchos de los nuestros, pero estábamos seguros de que ellos hubieran sacrificado sus vidas por la causa. Tal cual como haríamos nosotros si se diese la oportunidad. Todos y cada uno de nosotros se sacrificaría por recuperar la libertad del único pueblo que quedaba en el mundo.
Pero entonces fue cuando el presidente se percató de que los rebeldes aún estábamos vivos. Y nos quiso eliminar.
Nos persiguió con todas sus armas, por todo lugar, dejando de lado incluso los 103° Juegos del Hambre. Mató inocentes intentando encontrarnos. Torturó a nuestras familias. Nos torturó incluso a nosotros sin darse cuenta. Pero no hablamos; no nos rendimos. Y él tampoco. Pero nuestra esperanza y nuestros sueños de un mundo en paz eran mucho más fuertes. Seguimos un plan hecho hace años, nunca llevado a cabo por su riesgo. Un golpe de estado. Nos infiltramos en el Capitolio por los túneles subterráneos, aprovechando que gran parte de la seguridad se encontraba buscándonos en los Distritos. Irónico, pero cierto. Al intentar encontrarnos donde estuvimos, el presidente y su gobierno quedó completamente indefenso. Bueno, quizás no tanto, pero mucho más de lo normal. Y nosotros aprovechamos esa ventaja.
Nos infiltramos, armados hasta los dientes, pero siempre en las sombras. Esperamos hasta el momento indicado, cuando el Führer nos creía atacando distritos indefensos… y le atacamos a él. Matamos a sus guardias. Le matamos a él. Liberamos de una vez por todas a todo Panem.
La noticia corrió rápido. No así el pánico. Aunque su líder estaba muerto –al fin–, los Agentes de Paz, en su mayoría, nos atacaron. Y la guerra comenzó. La paz era un sueño difícil de conseguir. Y aún estábamos muy lejos de ello.
Una guerra comenzó. Tal como contaban los videos de los juegos sobre los días oscuros, los hermanos pelearon contra sus hermanos durante casi cuatro años, hasta que por fin los que ellos alguna vez llamaron rebeldes, el verdadero pueblo de Panem, logró demostrar que eran más que aquellos que deseaban gobernarlos. Y el pueblo se alzó, eligiendo también un nuevo gobierno de forma democrática.
Odette Ledoux –una joven del distrito X, miembro de una de las familias rebeldes de mayor iniciativa– tomó el mando de una nación destruida y pretende reconstruirla. Pero… ¿acaso la paz puede ser conseguida con tal facilidad luego de tanto tiempo?

Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
Nombre búsqueda ✘ Nombre de quien busca.
{ En construcción }
Odette
Presidenta
Contacto
Juliette
Admin
Contacto
Lucielle
Admin
Contacto
Oliver
Diseño & Publicidad
Contacto
Benjamin
Admin
Contacto
Scarlett
Admin
Contacto
Aldric
Admin
Contacto
Lorraine
Admin
Contacto

PNJs: The Führer || I see Fire || Los Mutos || Panem TV

I see Fire es un foro de rol literario, el cual está inspirado en la trilogía de libros escritos por Suzzanne Collins: The Hunger Games (Los Juegos Del Hambre en español). Pero sólo está inspirado en esta saga, pues nuestra trama e historia es totalmente original, creada por nuestro increíble equipo administrativo, así como todos y cada uno de nuestros personajes, además de sus temas y gráficos, han sido creados por sus respectivos autores, por lo que los créditos de estos son para ellos.

Por otra parte, nuestro diseño general, incluyendo gráficos y códigos han sido creados, modificados o desarrollados por Lucian H. Night { Delenzo/Somerhalder }, por lo que le pertenecen, al menos en parte. Agradecemos a kathastrophexlove y Rose del foro de recursos Glintz por los tutoriales que nos han ayudado a que el foro tenga el aspecto que tiene ahora.

Agradecemos también a páginas de recursos como DeviantArt, Pinterest, Glintz, ForoActivo, Tumblr y la wikia de The Hunger Games (en inglés).

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Panem et Circenses
Muchas personas dicen que en cinco años es imposible que ocurra un cambio de gran magnitud, pero eso es porque nunca se han topado con personas decididas a cambiar su futuro.
Después de los 102 juegos del hambre, los rebeldes se reunieron y luego de planear por más de 10 años el ataque más importante de todos, antes de que se pudieran celebrar los juegos N. 103 realizaron un golpe de estado dejando por el piso el mandato del Führer.
Al poder subió Odette Ledoux y con ella muchos cambios llegaron..¿Estás listo?
Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Jue Feb 26, 2015 8:49 pm por Invitado

» The Mockingjay Fall [Elite]
Miér Feb 11, 2015 5:47 am por Invitado

» This War is Ours || Afiliacion Elite
Jue Ene 29, 2015 4:10 pm por Invitado

» [normal] Saint Lorene - Cambio de Botón
Miér Ene 21, 2015 4:20 pm por Invitado

» Brave new world || Elite.
Vie Ene 02, 2015 2:59 pm por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Afiliación Normal]
Dom Dic 21, 2014 4:53 pm por Invitado

» The Mirror of Erised {Cambio de Elite a Normal}
Vie Dic 19, 2014 5:45 am por Invitado

» Hearts on Fire {élite} Cambio de botón
Mar Dic 16, 2014 5:34 pm por Invitado

» St. Monica University [Normal]
Mar Dic 16, 2014 1:27 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 37 el Lun Jun 30, 2014 2:40 am.
Afiliados Hermanos & Directorios

Afiliados Élite
Fruit of the poisonous tree  photo botoacuten2_zps1fa3517b.png Almos Immortal BLUE MOON Under the Palmtrees London City RPG venice Beach

Última limpieza: 11/10/2014
AFILIADOS NORMALES AQUÍ

She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Seri D. Loxar el Lun Feb 10, 2014 3:09 am



Lover  of  the  Light

○ 6:00 pm • Residencia • Sábado • Benjamín W. R.  ○



Hacía un par de horas que había regresado de su trabajo de medio tiempo y no le impresiono el hecho de que la casa estuviese vacía, casi siempre lo estaba y con mayor razón si era un sábado por la tarde. Así que sintiéndose la reina del lugar se despojo de sus apretadas ropas, prefiriendo la comodidad de unos pans y una playera sencilla. Deshizo su peinado dejando a su cabello ondear con libertad.

A sabiendas de que posiblemente nadie viniese en lo que quedaba del día -por que a ella nunca nadie la visitaba- se encamino a la cocina en busca de algo que comer. No era ninguna diva del asado, o cosa así... pero por lo menos sabía preparar más cosas que simples sopas instantáneas y quesadillas. Luego de una hora, y unos cuantos trastes sucios y una taza rota Serinda tenía una hoya de espagueti que había logrado hacerse. Acomodo un poco la cocina, ya que si algo entraba en su lista de 'cosas que odia' eso sería el desorden. Así que para cuando termino de limpiar tuvo que recalentar su porción comida pues ya se había enfriado.

Una vez terminó de comer se dirigió a su habitación, buscó entre los cajones de su armario el material con el que solía trabajar en sus creaciones. En la mañana había visto varios nuevos diseños que estarían de temporada para los siguientes Juegos del Hambre, quería ponerse a practicar cuanto antes para mejorar su estilo. Así que una vez dispuso de todo el material que necesitaba bajo a la sala para poder practicar. Acomodó sus cosas en el suelo y se sentó a un lado de ellas, encendió el televisor dejándolo en un canal de las últimas tendencias del Capitolio y se dispuso a trabajar en el silencio y comodidad de su hogar.

No supo hasta cuando tiempo después los sonidos provenientes del exterior la sacaron de su concentración.  Arrugó un poco el entrecejo en clara muestra de que aquello le resultaba molesto, pero para cuando escucho que ingresaban las llaves en la puerta su semblante se suavizo dando paso a una leve sonrisa. De seguro que Ben regresaba, porque de ser otra persona estaba segura que sus perros hubiesen comenzado a ladrar. Unos cuantos segundos después Benjamín se dejo ver. Seri realizo un movimiento con las manos para revelar su ubicación al chico, hizo un intento de pararse pero desistió cuando se dio cuanta que tenía demasiadas cuentas y piedras sobre ella, no quería regalarlas por toda la sala - Bienvenido, Ben - Saludo desde su lugar mientras comenzaba a guardar cada cuenta en su respectiva cajita - ¿Ha pasado algo? - Pregunto en una mezcla de curiosidad y preocupación. - No me digas que has olvidado algo - Menciono de manera divertida mientras se paraba de su lugar. Fue en ese momento que se percato de que su apariencia no era la más adecuada en esos momentos, en un acto de sorpresa llevó sus manos a su boca en muestra de preocupación - ¡Ah! espera, no has traído visitas ¿cierto?... iré a cambiarme ahora mismo si ese es el caso - lo menos que quería era dar una mala impresión a cualquiera que fuese conocido del joven.


copyright • lumsx

Seri D. Loxar
avatar
Empleo :
Patrocinadora

Mensajes :
73

Fecha de inscripción :
08/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Mar Feb 11, 2014 12:42 am


Uno de los mejores modos para describir la clase de día que Ben había tenido en aquél sábado se definía en una sola palabra: aburrido. Bueno, quizás no del todo ya que aprovechó gran parte de la mañana para quedarse un rato en su estudio privado viendo los libros y archivos que ahí almacenaba. Empezó acomodando algunos que había tenido que sacar de sus respectivos sitios para despejar la mente en esos momentos donde estuviera necesitado de algo de lectura.  Incluso se entretuvo releyendo ciertas partes de algunos que hablaban sobre la historia de Panem hasta sus previos al gobierno que tenía ahora.  Simple curiosidad, tal vez, pero había partes que recordaba que cuando niño llamaban su atención — Archivos de la A-Z. Día xx/xx/xx, se toman dos carpetas de la letra B y J respectivamente para la revisión de mañana — dijo en voz alta, tras haber utilizado un aparatrejo de tamaño pequeño para grabar sus recordatorios cada que los necesitaba.

Sin embargo, en algún punto también se aburrió de eso y fue a dar vueltas por toda su solitaria casa. Claro, si es que podemos llamar 'casa' a algo que va tirando a una mansión donde prácticamente vivía él. Comió, estuvo viendo el televisor un rato, regresó al estudio y de ahí de vuelta a la sala hasta ya transcurrida la tarde. Más aburrido que puta ostra no podía estar, y era por ello que su típica rutina era salir y no volver hasta ya casi entrada la noche. No iba a variarla por ese día. Pensó en hacia donde debería de ir, descartando entre sus primeras opciones a sus hermanas puesto que para una sería cuestión de ir al hogar en donde vivía con su esposo, y de seguro si Ben le veía la estúpida cara sería una guerra verbal de nunca acabar, Lena incluso andaba mucho más distraída y descuidada ahora que su padre se encontraba a puertas de una exitosa campaña en donde obtenía la atención que buscaba por parte de los que asistían a los eventos. ¿Y Serinda? Sabía que incluso ella tenía actividades por realizar, pero seguramente al finalizarlas se iría directo a casa, el sitio que ella tenía como vivienda del Capitolio. No estaba tan lejos en realidad de donde él vivía.

Con un nuevo plan en mente salió de casa sin llevar otra cosa que no fuera una cazadora de cuero, además de las llaves, billetera y demás que considerara esencial.  Estaba cerca, lo sabía, pero eso no lo detuvo de llevarse el auto hasta la dirección en la que Seri vivía. A lo mucho habrá tardado 10 minutos en ir y aparcar su vehículo. Salió del mismo y le colocó la alarma. Apenas al poner un pie en los escalones se recordó de que había dejado las llaves de la casa en el asiento, así que fue de vuelta a por ellas. Al abrir la puerta, se disparó su alarma — Carajo, detesto que sean así de bulliciosas — murmuró, frunciendo un poco el ceño hasta apagar ese ruido del infierno. Ya ahora si con las llaves que le hacían falta repitió el procedimiento previo para cerrar el vehículo.

Caminó hacia la puerta, saludando de manera rápida a las mascotas de la chica,  introdujo la llave en su respectivo sitio y con un leve movimiento de muñeca abrió la puerta. No esperaba verla ahí, en medio de la sala y rodeada de una buena cantidad de materiales para elaborar joyas. No lo iba a decir en voz alta, pero en la distancia se veía tan pequeña. Nada más mostró una sonrisa y elevó la mano a manera de saludo. Por un momento igual creyó estar viendo a la madre de la chica cada que lo invitaba a la casa que solían tener en el distrito 1, aquella que gente sin escrúpulos redujo a las cenizas.

Gracias, ¿Estabas ocupada? — fue la primera pregunta que lanzó tras cerrar la puerta a sus espaldas. Empezó a caminar hacia donde ella se encontraba más se detuvo por lo que ella le preguntó — ¿Olvidar? Además de haberme dejado las llaves en el auto dudo que se me olvidara otra cosa — murmuró. Y si algo se le había olvidado pues no lo recordaba en ese instante — El hecho de que esté en mis plenos 30 no significa que la memoria me ande mal — bromeó, y continuó con su andar hasta llegar a uno de los sillones en el que se dejó caer — Y como verás no hay visitas, a menos que dejara a una persona olvidada en mi vehículo — finalizó.

Pensé que me extrañarías, por ello he venido a ver como andan las cosas por este lugar — comentó, mirándola desde la posición en la que se encontraba — Perdona por no haber hecho una parada antes, estos últimos días nadie puede pedir un poco de tranquilidad — mucho menos si las fechas a juegos estaban tan próximas y él necesitaba siquiera un perfil de posibles profesionales que podrían aparecer en la cosecha de la edición 100, aunque sería apenas un 10% de todo lo que faltaría de los demás distritos.

Por cierto, no interrumpas tus actividades sólo por que estoy aquí, ¿en qué estás trabajando ahora? — preguntó con cierto interés, anticipándose a la idea de que sería algo digno de admirarse, tal y como cada cosa que era producto de sus manos.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Seri D. Loxar el Jue Feb 13, 2014 1:59 am

Negó lentamente con la cabeza a la pregunta de Benjamín. – Para nada… – murmuró mientras una leve sonrisa apareció en su rostro; aunque bien podía verse a simple vista que sí lo estaba, aun así, si de Ben se trataba, ella siempre estaría disponible para él. Ante la respuesta del mayor Serinda no hizo más que reír ¿Estaba jugando con ella o realmente no había captado el mensaje? Aun así disfruto del momento y la aparente confusión de Ben. – No, no me refiero a eso Ben – Murmuró una vez dejó de reírse. – Es solo que es raro verte un sábado por la tarde acá. Cierto, ya estas viejo. –  Afirmó aquello en tono divertido. Se detuvo a mitad de su camino al saber que un tercero no entraría por aquella puerta y se quedó ahí parada escuchándole hablar. No sabía si alegrarse por aquello o entristecerse.

Hace tiempo atrás de seguro que se hubiera alegrado, porque era egoísta y no quería perderle, para ella él representaba la última conexión con sus padres, el ser que le ofreció la oportunidad de un mañana y sobre todo, el primero a quien amo, porque sí que lo hizo, era imposible simplemente no hacerlo. Sin ser nada de ella él le tendió la mano, le brindó su apoyo y le dio más cariño que nadie – excepto por sus padres –  le había alguna vez ofrecido ¿Quién no caería rendida ante aquello? Ella no era ningún ser de hielo, así que lo hizo. Sin importar cuanto llegó a quererlo aquello no cambiaba el hecho de que él no le miraba de esa forma, o la diferencia de edad… o también, de que él simplemente amaba a otra. Aquello le molestaba, y puede que más de una vez se haya puesto furioso más sin embargo para los ojos de los mayores no parecía más que una hermanita celosa. Y así estuvo mucho tiempo, sintiéndose como una persona egoísta pero para cuando le vio aquella tarde, todo cambio. 

Había ocurrido lo que muchas veces había pensado en su egoísta e infantil deseo, que ellos terminaran. Más sin embargo el resultado no fue nada que le satisficiera y eso porque simplemente ver a Ben destrozado no le gustaba, y se sintió terriblemente mal por el hecho de que por un momento ella deseo aquello. El tiempo, que nunca se detiene paso, y aquel amor infantil simplemente se esfumó, quedando solo la admiración y el cariño sincero que aun hoy en día existe, pero ella sentía que en Ben el tiempo más bien parecía detenido. Él tenía uno que otro encuentro con mujeres ¿Pero amor? ¡Eso nunca! Casi podía escucharlo gritar aquello en su mente, y simplemente no le gustaba… quería verlo feliz al lado de alguien, y no del tipo ‘feliz’ que él dice estar cuando esta junto a ella. Una parte de ella aún se sentía egoísta por querer tenerlo a su lado pero el deseo por verle feliz era infinitamente mayor a ese feo sentimiento, además… ella ya estaba grande, tarde o temprano se marcharía y haría una nueva vida con alguien a quien pudiera amar, en eso no perdía las esperanzas. Pero quería, que cuando aquel momento pasará Ben tuviera a alguien con quien pudiera compartir su vida.

Si eso pasara te convertirías en un gran idiota – casi grito. Ni ella misma supo bien a que vino ese comentario, tal vez fue la emoción de revivir sentimientos pasados, o la preocupación de que él terminase solo ¡O qué sabía ella! Era la culpa de Ben por llegar y simplemente descolocara, así que con sus mejillas algo encendidas decidió caminar a casi zancadas hasta la cocina. – Te traeré jugo – afirmó. Simplemente quería salir de ahí antes de que fuera a  golpear a Ben por ser tan cabeza dura de chorlito, tonto… despistado y todos esos adjetivos calificativos que ahora cruzaban por su cabeza de la joven chica.

Una vez más relajada salió de la cocina cargando dos vasos con jugo de manzana. – No te preocupes, entiendo que estés ocupado. Solo trata de avisar antes para que este más presentable que esto. – menciono con un gesto de desaprobación a ella misma. Depositó el vaso en manos de Ben. – Los juegos – murmuró, siempre que la fecha se acercaba los capitolinos parecían un montón de abejas de un lugar a otro preparándose. Caminó hasta tomar asiento en un sillón para quedar frente a Ben. Le miró directamente, como tratando de transmitirle su desacuerdo en que él practicara aquellas actividades. Era casi la fecha en que la gente se ponía peor, en el sentido que mostraban aún más su garras y reían a carcajada limpia cuando un tributo moría, no le gustaba, tampoco le agradaba el hecho de que Ben disfrutaba hacer lo mismo y el hecho de que solía tomar aquella actitud tan altanera cuando le iba bien. La gente realmente se transformaba y no para bien.

Al parecer la telekinesis no era lo suyo y Ben tampoco sabía leer mentes, porque tras unos segundos él hacía una pregunta.

Suspiro y hecho su cabeza hacía atrás. – Aun no sé – y es que estaba en ese momento crítico en el que tienes una y mil ideas pero no sabes la manera para darle forma física. – Todos quieren algo nuevo, un diseño único… mi jefa se está volviendo loca – río un poco, era divertido ver a la anciana ponerse verde, casi al color de cabello que llevaba hace dos semanas. Se reacomodo en su lugar para quedar derecha nuevamente – La otra vez me dijo que si tenía buenos diseños me pensaba apoyar, así que he estado trabajando en algunas ideas. Hemos estado enseñándole algunos bocetos a los clientes, al igual que intentamos implementar lo de que ellos mismos nos dijesen sus gustos… - arrugó como dando a entender que algo olía mal – pero es claro que no todos nacen con el don del diseño – y no es como si tratara de elevarse el ego, pero realmente era lamentable el ver las ideas de algunas personas, todas rozando a lo ridículo, tanto así que su misma jefa dijo “antes muerta que algo así entre en mi tienda” ¿Podrán imaginarse la magnitud de aquello? – Creo que comenzaré a trabajar horas extras la otra semana… lo mejor de las fechas aun no empieza. –

- No creo que todo en tu vida sea tan malo, dime algo bueno. - 


Última edición por Seri D. Loxar el Dom Feb 16, 2014 2:06 am, editado 2 veces
Seri D. Loxar
avatar
Empleo :
Patrocinadora

Mensajes :
73

Fecha de inscripción :
08/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Vie Feb 14, 2014 3:37 am


La pelinegra podría decir que no se encontraba ocupada, pero a ojos de Ben la situación parecía diferente. Suspiró, tampoco es como si pudiera contradecirla ahora que ya había guardado sus materiales para ser capaz de ponerse en pie y andar de un lado a otro. Arqueó una ceja, un tanto confundido al no haber entendido del todo el chiste que ella había dicho — ¿Entonces de qué me estás hablando? — cuestionó, mientras se relajaba un poco más en el sofá, adquiriendo una postura de apariencia más "vaga" que en un inicio. No podían culparlo si los sillones de la chica eran bastante cómodos — ¿De verdad es más extraño que una visita que te hice en un martes? — preguntó. Se supone que para muchos el domingo era algo como "familiar", por eso no creyó que fuese tan extraño si se iba a dar una vuelta por el sitio. Sonrió de lado — Yo no me siento viejo. Sigo siendo la misma persona jovial que conoces — sinceramente, los treinta años era más tiempo del que habría esperado vivir. Bien, si, eso sonaba exagerado pero con constantes amenazas a la vuelta de la esquina cuando era más joven por el pleno desarrollo de la carrera de su padre hacían que asimilara todo tipo de escenarios posibles.

Seri, creo que en poco me declararé fanático de tus sillones — dijo, a punto de recostarse por completo en ese espacio. Según él había dormido bastante bien pero en ese momento parecía que apenas al encontrar la posición ideal se iría directo a la tierra del buen descanso. Se detuvo, para arquear una vez más la ceja ante ese comentario que la chica casi había gritado — ¿Esta vez por qué, según tú, sería un idiota? — cuestionó, mirando como sus mejillas de nuevo adquirían esa característica tonalidad rojiza que le hacía ver aún más tierna de lo habitual. Recordó las primeras veces en las que fue a casa de la señorita y ésta parecía esconderse detrás de su madre cada que lo veía, pero siempre hubo un rasgo muy característico en ella: el color rojo en sus mejillas que se podrían asemejar a una manzana. Parecía que ni con los años eso cambiaría, al menos no del todo.

Miró como se iba a por el jugo. Ni siquiera pudo detenerla, aunque esa bebida le vendría bien considerando que su organismo empezaba a cansarse de tener tanto alcohol por todo el recorrido de su circulación. Sin duda si seguía de ese modo en algún momento sus órganos empezarían a pasarle factura y por esa vez no podría arreglar demasiado de la manera económica.

Se quedó con la mirada fija al techo, pensando en lo extraño que de seguro fue para Serinda el haber llegado al Capitolio para empezar una vida relativamente nueva tras el accidente de sus padres. Hasta cierto punto él se sentía culpable ya que había pasado de las visitas diarias, incluso de los días en que se quedaba a dormir en la misma casa a las visitas ocasionales, pero es que ella ya no era la misma joven que despertaba en medio de la noche entre lágrimas o con alguna pesadilla sobre lo ocurrido. Maduró, afrontó la situación y salió adelante en bastantes sentidos y ese debería de ser motivo para sentirse orgulloso.

Al recibir un vaso con jugo de manzana, volvió a sentarse de manera correcta en el asiento y lo tomó entre sus manos — Muchas gracias, y para mi te ves presentable así que en ese sentido no tienes que preocuparte — se encogió de hombros antes de beber del contenido de su vaso — Tampoco es como si fuera a tomarte una fotografía así, aunque esa idea no suena tan descabellada — comentó más para si mismo que para ella mientras se llevaba una mano al mentón.

Sintió la mirada de Serinda sobre su persona y él no hizo otra cosa más que imitar su gesto, en sus labios, por otro lado, se mostraba una sonrisa ligeramente divertida ante la situación. Conocía muy bien el punto de la chica respecto a sus acciones en temporada de juegos, pero es que no podía evitarlo. El patrocinar a un tributo que resultara ganador de alguna edición te otorgaba un estatus entre el grupo de patrocinadores, además de que elevaría otro poco el apellido de los Rothmann. Menos motivos para que su padre dejara de pensar que era una pérdida de dinero aunque bien tenían el suficiente como para gastarlo en cuantos tributos quisieran.

Prestó atención a su explicación en relación a su trabajo, aunque bien él se había encargado de decirle que trabajara en su negocio para seguir diseñando la joyas que tanto gustaba de hacer. Hizo una mueca ligera al pensar en algo — Tiene tanto sus ventajas como desventajas. Al menos en lo económico, un diseño personalizado vale mucho más — rió un poco por sus palabras, pero al menos eso le había tocado ver en ese tipo de situaciones — Es que cada cliente busca un diseño "único", extravagante, algo con toques capitolinos pero que no pueda encontrarse en ninguna otra parte. He ahí lo difícil de realizar algo — la presión y esa necesidad de originalidad iba para casi todos los habitantes del Capitolio durante las temporadas. Pronto serían los estilistas quienes tendrían que partirse -en sentido literal- la cabeza para sacar ideas de atuendos que vayan mejor con sus tributos.

¿Horas extras? ¿Estás segura de ello? — preguntó. Si bien el lugar era bastante seguro no quería imaginarse que ella saliera tan tarde de trabajar. Frunció un poco el entrecejo — Bien, en ese caso me tendrás que avisar y yo iré por ti tras finalizar tu trabajo — comentó, sin permitir discusión alguna sobre ello.

Hmm... — se quedó pensando en la respuesta que le daría — Como dije antes, estos tiempos vuelven locos a todos, e incluso a otros los irrita mucho más. He visto a un par de mentores en las últimas semanas y uff... — se empezó a reír ante el recuerdo, si bien no había tenido el mejor de los recibimientos no podía decir que él las trató de buena manera — De ahí en fuera, lo usual, las típicas reuniones para hablar de la maravillosa política de Panem hoy en día. En cuanto a mi negocio no podría pedir más, parece que pronto sumaré a un par de personas como socios potenciales para mis proyectos a futuros — se detuvo, pensando que de seguro la aburriría entre tanto parloteo sobre cuentas y política — Como verás, mis días han estado más aburridos que los tuyos — concluyó.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Seri D. Loxar el Dom Feb 16, 2014 2:02 am

Le escucho hablar sin borrar su sonrisa del rostro ¿Qué si era raro verle un sábado? ¡Claro que lo era! Ella ya lo hacía arreglándose a estas horas para ir a algún evento de patrocinadores o saliendo con alguien a cualquier sitio, entre el trabajo y sus estudios su vida de adulta-joven estaba siendo constantemente aplastado, así que no solía darse ‘esos lujos’ pero Ben más bien nunca perdía la oportunidad de salir cada que pudiera. Era obvio que no esperaba verle el sábado por la tarde acá, en su casa. Asentó varias veces a su pregunta. – Lo es- repitió manteniendo su sonrisa traviesa. – Si es entre semanas sueles pasar luego de que has terminado tus negocios. A veces me dices que no has comido nada, así que termino calentando algo o alguna cosa así – recordó alguna de las ocasiones en las que él atravesaba esa puerta dando aquella explicación. - Lo sé – en todo el tiempo que había pasado, Ben le había demostrado eso, aunque también Serinda sabía que no era tan ‘jovial’ como él presumía, varias veces se metió en líos y de vez en cuando tomaba esa postura de persona ‘mi palabra es la ley’ pero quitando esos detallas todo estaba bien – Lo sigues siendo, en esencia – dijo acompañado de una risilla. En esencia, porque físicamente el transcurso del tiempo había dejado su marca, pero no tenía intención de decírselo tan claramente ¿Qué tal y lo traumatizaba? La idea le parecía un tanto absurda, pero prefería no arriesgarse.

Tan concentrada estaba en sus pensamientos que había pasado por alto las palabras de Benjamín a cerca de sillones y quien sabe que otros muebles domésticos. Regresó en sí hasta luego de su arranque de frenesí en el cual le había gritado a Ben ciertas palabras que si no eran secuenciadas por su conversación mental carecían de sentido al nada más salir de sus labios. – Po… porque sí – dicho aquello se giró y salió de la sala dando la primera excusa que se le ocurrió en ese momento. Una vez llegó a la cocina se detuvo y se recargó el refrigerador, tratando de apaciguar a su desbocado corazón que amenazaba con salirse de su pecho y emprender una carrera hasta el distrito 13. ¿Cómo había terminado en esa situación? Se preguntó a si misma mientras caminaba en busca de vasos. Ya hacía tiempo atrás que aprendió a controlar esas emociones ¿Entonces porque así de pronto se ponía como una colegiala? Enserio que no lo entendía, se sentía como si hubiera retrocedido a la edad de 15. - ¡ah! Maldición – se quejó para cuando notó que el jugo que servía había comenzado a rebalsar del vaso. ‘vamos Seri, cálmate…’ se dijo a si misma mientras buscaba una manta con la cual limpiar el desastre. – y pensar que ya había limpiado la cocina ese rato– murmuró para sí una vez terminó.

Regresó a la sala con dos vasos de jugo, en el camino vio a Ben sentado a sus anchas en el sillón ¿Acaso algo le había comentado sobre ellos ese rato que no le prestaba atención? Se encogía de hombros, prefería no preguntar… si lo hacía terminaría revelando que había estado más dormida que despierta. – Usa el porta vaso – señalo a la mesita de estar, sus pobres sillones ya estaban siendo mullidos no dejaría que su mesa fuese atacada también por la flojera de Ben, en serio que no le gustaba el desorden. – Pero a mí me importa – murmuró ante la respuesta. Ben la había visto en sus peores momentos, había estado con ella. El pelo y ropa desalineada de ahora no se comparaba con el rostro lloroso y ropa desprolija que tenía cuando sus padres murieron, pero no por eso le gustaba ser vista en fachas. -¡Ah! – Pegó el grito en el cielo al escuchar aquello último - ¡No puedes hacer eso! Me niego a que lo hagas… - él tenía las manos en el mentón y evaluaba la idea ¡No le gustaba que evaluara la idea! Era como un paso de aceptarla. – Si sigues así mejor iré a cambiarme – murmuro mientras se cubría el rostro con sus manos. – Eres un peligro para mi integridad. Si mi jefa me mirase así le da el infarto… ella siempre dice que la presentación es importante para la aceptación ¿quién va a aceptar a una diseñadora de joyas que viste ropas deportivas? – sería el fin de su carrera, seguro. – Así que es un rotundo NO a fotos con ropa deportiva – finalizó con un movimiento de cabeza.

Un choque de miradas ocurrió, no podría decir cuánto tiempo duró realmente –tal vez solo unos segundos- pero si algo quedó claro era que ninguno iba ceder a sus ideas. Esta vez Serinda se dio por vencida y decidió seguir con el flujo de la conversación, ya algún día tal vez podría hacerle Ben lo mal que estaba al aportar por la vida de los demás, en eso – y muchas otras cosas más- no se daba por vencida.

Y por supuesto que lo sé, pero hay una línea entre lo ‘extravagante’ y lo ‘rozando con la ridiculez’ y esos diseños superan el punto y por mucho. – enserio que le ponía furiosa el ver a esos desconocedores de la materia pidiendo cosas que prácticamente son imposibles. A este paso estaba segura que tendrían que implementar luces de colores para los diseños. –Pero bueno – suspiro – ya nosotros nos encargamos de darle sentido a esos disparates que nos suelen decir. Aunque a quien le da más ataques de cólera es a la jefa, ella lleva más años en el negocio y es del 1, así que no le gusta ser cuestionada en cuanto a sus diseños. – en serio que estas fechas eran estresantes, pero una vez sentado en la comodidad de la casa y platicándolas con alguien cada experiencia parecía de lo más agradable o graciosa.

-¿Enserio? – aquello más que causarle felicidad le daba un poco de lata. Iba abrir su boca pero Ben ya tenía esa expresión de ‘aquí mando yo’ arhg! Que le daba cólera cuando se ponía así. Infló la mejillas y frunció el ceño, nuevamente le retó con la mirada… recordó una ocasión en la que igual le había hecho esta escenita, ella trato de aguantar la respiración para convencerlo, pero él es un palo duro de roer y ella termino dando bocanadas de aire como un pez y sin cambiar la opinión de Ben. Ahora ya con un par de años de experiencia decidió desistir, no quería parecer un pez otra vez – Bien, como digas – mencionó con cierta desgana. Ya encontraría la forma de escabullírsele algún día e irse a algún lado.

Cierto tienes razón – acepto sin más. – Yo que te hacía teniendo alguna aventura romántica con alguna chica de algún distrito – mascullo entre dientes mientras apoyaba su mentón sobre su mano y miraba de manera desdeñosa a Ben. – ¿Iras a la fiesta del Capitolio? – soltó como si nada. – Dicen que está vez estará fabulosa, ya sabes... por los cien años. Será agradable ir a verla ¿No?– aunque tampoco es como si pudiera negarse a ir sin que la gente hablase.
Seri D. Loxar
avatar
Empleo :
Patrocinadora

Mensajes :
73

Fecha de inscripción :
08/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Sáb Feb 22, 2014 7:05 am


Si bien tenía una vida un tanto ajetreada y una agenda bastante ocupada, siempre existiría el espacio que de la nada surgiera para dedicarle a las mujeres de su vida. Hablando en el buen sentido, claro, y entre ese grupo entraban sus hermanas y la chica que estaba delante suyo. Era inevitable el no estar atento a lo que quisieran, cuidar de ellas y velar por su bienestar si prácticamente él fue quien les apoyó en los momentos tanto buenos como malos. Incluso en el caso de sus hermanas él lidió con la carga de ser padre y hermano a la vez en vista de la decisión de su progenitor de cuidar más de su apellido y carrera política. Suspiró, pensar en él era lo último que haría — Vamos, no abuso tanto de tu amabilidad — argumentó, aunque era cierto. En ocasiones le quedaba más cerca pasar a casa de Seri por algo de comer que ir a la suya tras haber trabajado durante varias horas. Hasta había llegado a quedarse dormido si es que ya era bastante tarde o se encontraba sumamente cansado. Casi se cruzaba de brazos por su último comentario —¿Nada más en esencia? — cuestionó.

Su 'porque si' no había sido la respuesta que esperaba en lo absoluto y mucho menos se quedaría con esa vacía explicación — Empiezas a preocuparme, ¿con qué clase de personas te estás juntando? — esperaba y no fuera con una de las locas del Capitolio. Quizás tanto color y demás tonterías tecnológicas le afectaban la cordura a las personas que vivían en ese sitio. No supo si le había escuchado puesto que para ese entonces la pelinegra había desaparecido en dirección de la cocina. Se pasó una mano por el cuello y lo movió un poco. Vaya que se encontraba tenso por los últimos hechos de la semana. Si, quizás debería de tomarse otro día de descanso una vez que finalizara con lo que le interesaba.

Si mamá — bromeó. Se sabía bien las reglas que Seri había impuesto en su propia casa cada que él iba de visita. Por supuesto, respetaba toda decisión de la chica debido a que ese era el espacio para ella. No debía de invadir su privacidad... quizás no tanto. Se empezó a reír tras ver la reacción que Seri había tenido. Y eso que nada más estaban hablando de una fotografía — Quiero más fotografías para el álbum familiar. No te negarás a eso, ¿o sí? — preguntó, dirigiéndole otra sonrisa y a espera de su respuesta — Ya te dije que no hay necesidad de que te cambies — ni con tantas mujeres con las que había convivido llegaría a entender ese complejo de la ropa. Estaba bien que uno quisiera mostrarse presentable ante el resto, pero no por ello era necesario cambiarse cada que alguien diferente les dirigía la mirada. Eso, a su parecer, era un tanto exagerado. Alzó las manos en son de paz — Bien, bien, entiendo tu punto así que nada de fotografías con ropa deportiva — seguramente se vería cómico que alguien a tamaño de Seri pudiese controlar a un sujeto como él. Tampoco le llevaría la contraria en ese asunto pero al menos había logrado el molestarla un poco.

Ah, el dilema de los clientes más exigentes. No por ser los mejores en el sentido económico quería decir que aportaran más de lo que se buscaba. A veces representaban más carga de la que uno debería de soportar. De nuevo, se mostró de acuerdo ante eso. Claro que a los que más conocían sobre la materia les desesperaría el ver la ignorancia de otro, pero así eran las cosas y no quedaba de otra más que hacerles frente para no perder al potencial cliente.

No se iba a quedar quieto y por ello le regresó la mirada, ignorando de paso lo adorable que se veía inflando las mejillas cual niña pequeña que busca permiso de papá para hacer algo — Estoy hablando bastante en serio cuando digo que seré yo quien vaya por ti, ¿cuál es el problema? Puedo hacerlo — mostró una sonrisa de plena satisfacción en cuanto ella accedió — Si quieres también podemos arreglar las cosas para que vaya yo a dejarte en el trabajo — comentó, esa vez en tono divertido y relajado, sabiendo de antemano que ella sin duda terminaría por negarse ante esa opción.

Chasqueó la lengua ante su comentario. Si, sin duda tendría que trabajar un poco más en el tipo de imagen que le daba a la chica sobre lo que él hacía cuando no lo veía por los alrededores — Llega un momento en que la misma rutina se torna aburrida. Esta vez nada más me he dedicado a estar fastidiando un poco la paciencia de ciertas personas. Ya sabes, para desestresarme más que nada — si, sin duda uno de los métodos más extraños y clásicos que a él le gustaban utilizar para dejar de pensar en sus propios problemas y enfocarse en los de terceros para sacarlos todavía más a la luz.

Oh, y de ahí sacaba el tema sobre la siguiente gran fiesta que habría en el Capitolio — Sabes que eventos de tales magnitud, y organizados por el mismísimo presidente, son cuestiones que no se pueden dejar pasar — era esa situación de presencia forzada, aunque entre sus planes estaba el no faltar a ello — Todo un evento digno de recordarse. Así que no podemos ausentarnos en ese día. No creo que exista problema alguno con tu jefa, considerando que de seguro ella también estará invitada a la celebración — empezaba a experimentar cierta curiosidad sobre lo que podría pasar en esa noche que prometía mucho — ¿Ya sabes con quién asistirás? — preguntó. Si, sin duda también sobre ese asunto tenía curiosidad. Tras esa cuestión, volvió a tomar su vaso para beber otro poco del jugo ofrecido.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Seri D. Loxar el Jue Feb 27, 2014 3:50 am

- Entonces no me gustaría saber cómo sería el que abusaras mucho de mi hospitalidad - exclamó con terror fingido, era cierto que de vez en cuando se lo echaba en cara, no porque le molestará o algo parecido, es solo que ella es una chica y de vez en cuando tiene esos cambios de humor en los que termina hablando de más. Además tampoco es un pecado quejarse un poco. Escuchó a Ben repetir sus palabras. Simplemente sonrió de lado y decidió que era mejor pasar por alto el cuestionamiento que el mayor le hizo. No se le hacía necesario aclarar lo obvio, aunque también le parecía divertido el dejar a Ben con la duda, aunque él supiera exactamente lo que le quería dar a entender. 

No pensaba decirle nada de lo que anteriormente había estado pensando, si él nunca lo notó no era culpa de ella. No pensaba revivir recuerdos enterrados solo porque a él se le daba por indagar ahora, así que por segunda vez en el día -y en lo que iba de la hora- decidió ignorarle olímpicamente. En serio que Ben podía ser persistente y el paso de los años solo había hecho que eso se le asentará más, Seri enserio que la tenía difícil, cada día tenía que inventarse una mejor excusa para escapar de la vista del mayor e ir hacer las cosas que chicas de su edad hacen sin que un guardaespaldas cuestione todo sus movimientos.

Hizo un puchero arrugando la frente y frunciendo los labios, aun así no dejo de señalar el porta-vasos, no hasta que Ben se digno a usarlo. - Hmmph - Bebió un poco de su juego mientras esperaba a que Ben dejase de burlarse de ella 'claro, como él es hombre no entiende el valor de una foto' pensaba para sí mientras continuaba con la espera. Aveces se preguntaba si ella era tan graciosa o él simplemente exageraba. - Yo nunca me niego a una buena foto - mencionó mientras bajaba el vaso y lo depositaba en el porta-vasos, luego le mando una miraba a Ben como diciéndole; 'vez, así se hace' a veces tenía sus pequeños ratos de obsesiva-compulsiva, pero tal vez era porque se ponía nerviosa. En ocasiones temía por su integridadmental, una de esas ocasiones era esta ¿Acaso tendría que gritarle a Benjamín a la cara que lo que quería era verse bonita no presentable? Aunque claro, conociéndole de seguro le saldría con otro comentario de esos. Era mejor darse por vencida antes de hundirse más. Suspiro. - Bien, me alegra el dejar en claro ese punto. -  Realmente esperaba no pasar por una platica de este tipo en el futuro.

“¿cuál es el problema? Puedo hacerlo” Simplemente parpadeo ante aquello. La mente de Seri rápidamente trabajó en una lista de lo incorrecta que esa frase es. Quizás no en cuanto a sujeto, verbo, predicado; o la forma conjugada. Su lista se centra más en lo mal que puede sonar sacada de su contexto, lo tan arrogante que es y no olvidar lo impropia. Pero Seri se calla para no sacar a relucir eso. No cuando Ben aplica sus dos únicas reglas, la primera; acá solo mando yo, y la segunda; has de respetar la primera regla. Para cuando el mayor vuelve hablar Seri siente terror, no el tipo de terror que tienes al ver una película de miedo, es mas bien del tipo de terror que la humillación pública genera. - No, no harás eso - se precipita a decir antes de que él pueda soltar alguna otra cosa - No hay necesidad de ello, puedo sola. Enserio - sabe que bromea, pero entre broma y broma la verdad se asoma y la pelinegra realmente teme que ese dicho resulte cierto. 

Negó lentamente con la cabeza para luego apoyar su rostro sobre su mano. - Creo que hubiera preferido escuchar mi versión de verte con alguna capitoliana - enserio que no le gustaba aquel método que Ben se había ingeniado. - Me das una lista de las personas a las que has molestado -preguntó - Les enviaré una canasta llena de cosméticos y sinceras disculpas - cuantas canastas no debería si se dedicará a ello.

¿Es qué Ben siempre debía ir directo al grano? Porque no le había dejado ni pronunciar bien dos palabras y él ya estaba sonsacándole la pregunta de la pareja. - Si sobre ello - ¿Qué se supone que le iba a decir? 'te acuerdas de Whit, la escolta a la que no soportas... pues al parecer me hará una cita a ciegas' tal vez era el turno de Seri el decir una oración que sonase mal. - Sí, algo así... - murmuró mientras cogía el vaso con jugo. - Aun me estoy poniendo de acuerdo, por lo que no quiero emocionarme mucho - en cierta parte del argumento había comenzado a rodar el vaso entre sus palmas, no por la emoción que ella decía sentir... más bien por el temor que Ben le dijera que mejor se alejará de Whit, otra vez, y descubriera que realmente no tenía ni idea de con quién la pensaba emparejar la susodicha. Solo le dijo 'será un mentor' para luego echarse a correr diciendo que ya le hablaría antes de la fiesta. - Y tú con quién iras. - se aventuró a preguntar para luego darle otro trago a su bebida.

Seri D. Loxar
avatar
Empleo :
Patrocinadora

Mensajes :
73

Fecha de inscripción :
08/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Sáb Mar 01, 2014 8:20 am


Ben por unos instantes se llevó una de sus manos hacia el mentón para frotarlo un par de veces y hacer el intento de imaginar la situación. Él no abusaba de esa hospitalidad, ¿o si? Para el mayor de los Rothmann, sus visitas continuas de ese entonces se traducían a una preocupación de su parte. No podían juzgarlo si todo lo que hacía era estar vigilando que a Serinda no le hiciera falta nada en lo absoluto, ni siquiera atención de su parte. Bien, tal vez exageramos en lo mínimo al adquirir ciertos comportamientos, pero por ello nadie podía echárselo en cara mas que la misma persona que lo vio en ese entonces. Atinó a sonreír de lado — No me metas esa curiosidad por querer averiguar qué pasaría — dijo, con un ligero tono de advertencia al momento de hablar. Molestarla un rato compensaría el hecho de que esquivó una de sus preguntas. Al menos para West una sonrisa no contaba como respuesta.

Bien, comenzaré a interpretar silencios como posibles "Del tipo de personas que tú dices que no son buenas influencias" — y aquí entre nosotros, Benjamín en ocasiones no era la mejor de las compañías. Cambiaba personas, y ya algunos casos podrían corroborar eso dentro del Capitolio. Aunque Serinda hasta cierto punto tampoco era la chiquilla tímida que vio por primera vez en el distrito 1. Quizás seguía siendo un poco parlanchina, pero a comparación de antes ahora sabía en que momentos era más oportuno hablar y en cuales mejor dejar pasar la situación.

Vuelve a inflar esas mejillas e iré directo a picarlas — amenazó, con un ligero movimiento de su mano para dejar en claro sus intenciones — En algún momento usaré el porta-vaso. No tiene que ser ahora ¿o sí? — indago, viendo como la pelinegra señalaba constantemente el objeto para que Ben entendiera de una buena vez en donde iba cada cosa. Se limitó a seguir con esa postura perezosa, pasando de largo todo tipo de indicación que implicara el moverse más de lo que debería —Pero te estás negando en este instante a una de las mejores fotografías de la historia — argumentó, regresando las palabras de la chica otra vez. Reprimió una sonrisa, puesto que hace poco dijo que ese tema lo dejaría por la paz antes de comenzar toda una mezcla entre debate y discusión sobre que una fotografía no le robaría ni el 10% de su alma.

Wyatt arqueó una ceja por la negativa que estaba recibiendo y él que creía que por fin habían acordado términos que los dejaran en el famoso punto medio de toda decisión — Ya me verás 'no hacerlo' el día en que vaya a por ti — si tenía a una persona vigilando tanto en distritos como en el archipiélago, ¿qué le impedía el no contratar a alguien más para mantener un ojo en Serinda? Si, sin duda si lo quería, podía llegar a ser todo un extremista — He dicho que si puedo hacerlo, lo haré — y con esa manera de decirlo, de momento se traduciría en un "No acepto negativas por respuesta. Fin de la discusión". Aunque ni discusión era en primer lugar.

Si mal no recuerdo, la última vez en que te conté sobre una salida que tuve con una chica del Capitolio terminaste demasiado pálida. ¿Podrías soportar toda una tarde de crónicas de mi parte sin hacer gestos? — preguntó, para molestarla en vista de su necedad previa de no querer que él fuera por ella — Y la lista es demasiado larga, pero si quieres comenzar con el reparto deberías de hacerlo con los vencedores. En particular con la del 10, una del 12... olvida a la del 1, ella no vale la pena — y con otro gesto de desdén le quitó importancia a la mentora del primer distrito. De aquél que se suponía era mucho más cercano al Capitolio en cuanto a ideas — Espera, ¿por qué tendrías tú que disculparte? Tampoco es como si fuera culpa mía, nadie les manda a no tener suficiente carácter como para soportar un par de comentarios leves — se encogió de hombros, como si estuviera asumiendo inocencia en aquellos actos que dejaban mucho que desear.

Así que la pequeña Loxar ya tenía a alguien con quien ir a la celebración de la edición 100 de los juegos. Ahora si que la curiosidad sobrevenía como una ola bastante fuerte que busca llegar al otro extremo — Ah, mira que interesante, ¿acaso le conozco? — indagó, casi como si aquella primera pregunta fuera el inicio de todo un buen interrogatorio que estaba por llegar — Esperemos y no sea así — aunque en realidad Benjamín deseaba que la persona en cuestión no se apareciera en esa fiesta. Por el bien de ese tercero más que nada. De cualquier manera seguía con esas dudas: ¿le conocía? ¿quién se lo había presentado?, entre otras tantas que frenó al recordar el comentario de su hermana sobre la manía que él tuvo en cierto periodo de tiempo donde intimidar a los pretendientes de las menores de la familia era un épico pasatiempo.

Tomo su vaso y por fin lo dejó en el sitio en el que Serinda se esforzaba para que ahí se quedara — ¿Feliz? — preguntó, ahora que por fin había obedecido en — Hmm, pareja, pareja... si, podría decirse que hasta cierto punto ya tengo a alguien con quien asistir — murmuró — No es del tipo de persona con las que suelo frecuentar así que por esa razón también es un tanto extraño — una estilista, ni más ni menos. Benditos fueran los juegos, porque mientras unos luchaban por salir de ahí, él aprovechaba el tiempo para ampliar un poco más sus círculos sociales.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Seri D. Loxar el Jue Mar 06, 2014 4:31 am

Tal vez quería llorar, tal vez quería reír o tal vez simplemente quería golpearse la cara contra una almohada las veces que fuesen necesarias para asimilar cada cosa que Benjamín le decía. Es cierto y conocido que Serinda admira la personalidad del mayor desde que tiene uso de razón, y no tiene problemas en admitirlo frente a las personas, pero en momentos como esté no puede evitar sentirse acongojada por aquella misma personalidad insistente. ¿Es que siempre tiene que sacarle la vuelta? No pueden simplemente declarar un empate por una vez. Esta vez se limita a mirar a Ben en silencio. Con el paso de los años ha aprendido que él también aplica el ‘todo lo que digas será usado en tú contra’ y Serinda prefiere ya no hablar porque está segura que ya se encuentra con la soga al cuello, y Benjamín no lleva ni media hora y ella aun no le ha dicho todo lo que le debe decir.

Serinda agradece en silencio que Benjamín no tenga un lazo de la verdad (y que estos tampoco existan porque si lo hicieran es seguro que él ya poseyera más de uno) porque es seguro que para estos momentos ella ya se encontrará declarando que en efecto ha estado pasando tiempo con Whitney quien encabeza la lista de las ‘no buenas influencias’ de las que ven habla ¿O es el esposo de Scarlett quien encabeza la lista? Realmente no sabe. Mentalmente se sacude aquellas ideas, son tantas las personas que el mayor a etiquetado con negativas que el recordar a cada uno es toda una osadía la cual no está dispuesta a realizar. – No hay ni buenas ni malas influencias, Ben. Todo depende con el cristal en que se mira – recitó haciendo alarde de una paciencia infinita y sabiduría que no sabía ni de dónde había sacado, aquella  frase que se había escuchado en quién sabe dónde. Aunque técnicamente estaba diciendo que sí frecuentaba a aquellas personas.

Dejó de inflar las mejillas pero a cambio frunció los labios en una perfecta línea vertical. – No, no tiene – Declaró casi en derrota… momentánea, porque de que lo usaría, lo haría. Maldito Ben bueno para todo. – Ben… - exclamo en un suspiro lastimero. Dejó caer su rostro entre sus manos – Estas haciéndolo de nuevo – dijo como pudo. La verdad era que no estaba siendo la persona más madura del mundo, pero le daba igual, al final del día eran momentos así los que más atesoraba… aunque ahorita realmente quisiera darse de tirones de cabello. Una vez paso el momento hecho su cara hacía atrás para seguir con aquella contienda, en la que el único que golpeaba era el Rothmann.

Suspiro. Enserio que necesitaba una almohada, pero para noquear a Ben y correr un rato para calmar esas ganas de homicidio que comenzaban a acrecentarse en ella.

Rodó los ojos ante las palabras del pelinegro ¿Es qué quería revivir traumas ya enterrados? – Siempre puedes usar la censura. – No pedía que le contase cada cosa con lujo de detalle, pero agradecería que por lo menos le dijese algo más, después de todo él le exigía respuestas ¿Es qué no podían aplicar un poco eso de la igualdad, y cosas sí? – Números – murmuró al escuchar la supuesta lista que Ben le estaba dando ¿Es acaso qué no recordaba los nombres de ellas o simplemente no se daba el lujo de aprendérselos? Él sí que era todo un caso. Un caso que Serinda ha imaginado gusta de usar una sonrisa ladeada que parece decir “deléitate que no vas a tenerme” ¿Por qué de que otra forma puede hacer crecer tan exponencialmente aquella lista? – Hmmm… - aterrizo en la realidad en cuanto escuchó Benjamín indagar sobre sus planes. – Ya, es broma Ben, no pienso repartir canastas – sonrió de lado – Temo quedarme pobre si gasto mi dinero en ello, bastará con la tarjeta de sinceras disculpas. – porque Ben dirá de todo menos ‘leves comentarios’ si a ella está a punto de sacarle canas verdes no se imagina (o no quiere hacerlo) el cómo se siente alguien que ha tenido que escuchar el verbo de un Rohtmann realmente cabreado.

Poso su dedo índice sobre sus labios, analizando las respuestas que podría obtener al contestar aquella pregunta, como ninguna le pareció buena o libre de comentarios mordaces opto por la vía fácil que había estado manejando. - ¡Lo es, verdad? – menciono con cierta inocencia, fingida. – Y sí lo conoces, creo… bueno, es difícil no hacerlo… supongo. – se rasco la barbilla y miró al infinito en algún punto de la esquina de la sala, no había razón para hacerlo pero prefería no ver a la cara a Ben y mejor seguir con su acto de quinceañera hormonal. – Yo también – regreso su atención al mayor – Sería una lástima el no poder disfrutar bien de la fiesta, después de todo son los cien años… seguro de que serán inolvidables. –

Asentó con la cabeza de manera divertida, dio pequeños y rápidos aplausos – De maravilla – exclamó. - ¿No sueles frecuentar? – casi sintió su cabeza ladearse al escuchar tales palabras, que ahora sí que le daba curiosidad aquello - ¿Entonces por qué lo haces? – preguntó con la curiosidad al borde ¿Acaso Benjamín dejaría los prejuicios y comenzaría a relacionarse con más gente? Si era ello debía admitir que le agradaba, lo felicitaría… pero es Benjamín y de seguro que se lo toma por el lado malo. – Entonces eso quiere decir que ambos tenemos una buena noche asegurada, eso me alegra, creo que hasta ya estoy deseando que llegue el día.  –
Seri D. Loxar
avatar
Empleo :
Patrocinadora

Mensajes :
73

Fecha de inscripción :
08/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Benjamin W. Rothmann el Mar Mar 11, 2014 4:54 am


Pareciera que un duelo de miradas está por formarse, debido a que Serinda calla y Ben se limita a observarla, como si una parte de él intentara leer en qué estaba pensando ella. ¿Qué? No tenía la culpa si lo dejaban con la intriga. Bien le decían que si en algún momento tenía duda sobre algo, era su deber preguntar hasta darse por bien servido en cuanto a las respuestas que recibiera a cambio. El primogénito de los Rothmann aprieta un poco los labios y asiente — De acuerdo al mío, y deduciéndolo por la manera en que me das evasivas llego a la conclusión de que en efecto son del tipo de personas que son malas influencias... según el cristal desde el que lo miro — respondió, empleando la misma enseñanza de la chica con autosuficiencia. Si mal no recordaba, él se había encargado de decirle a la pequeña Loxar que tuviera cuidado con las personas que habitaban en el Capitolio. Si, el lugar daría la apariencia de tranquilidad suprema pero en el fondo se escondían verdaderas escorias de personas que era mejor no mencionar y con alguien con la inocencia característica de Serinda... no, ni pensar en lo que podría llegar a pasar. Por ello, Ben se había dado a la molestia de elaborar una amplia lista con los nombres principales de las personas a evitar, entre ellas el nombre del bueno para nada de su cuñado que gustaba de alardear una y otra vez sobre su empleo.

Son habilidades para persuadir a las personas, encanto — respondió, justificando su aparente insistencia a tener una fotografía — Pero por hoy que me encuentro de buen humor te diré que dejaremos ese asunto a un lado  — a veces Wyatt se preguntaba cómo terminó siendo tan condescendiente con la pelinegra. Bueno, "condescendiente" entre comillas, pero sin duda era mucho más fácil de moldear su personalidad cuando Seri se encontraba presente. Era el caso similar cada vez que estaba cerca de sus hermanas, pero sin duda necesitaba prestar un poco más de atención en Helena quien por los mismos hechos de que ni él ni Scarlett se encontraban cerca empezaba a soltarse más y más en esos medios desastrosos del Capitolio.

En ese caso te censuraría las mejores partes de la historia  — comentó con aparente lástima, pero por el bien de la morena sería mejor quedarse callado. Además, como había mencionado con anterioridad, no tenía demasiadas cosas que decir sobre sus fantásticas aventuras. Nótese que las últimas dos palabras son sarcasmo pues de tan habituado que se encontraba no hallaba gran cosa que le sorprendiera hoy en día  — Bah, es un detalle sin importancia  — respondió al captar el susurro sobre los números. Al menos recordaba el distrito al que pertenecía cada una así que eso era sin duda algo por lo que debería de recibir un mérito. Suspiró con aparente alivio al oír que Serinda no repartiría canastas. Sería divertido haberlo visto o escuchado por parte de alguno de los vencedores a quienes -según- les debiera disculpas, pero también se habría encargado de preguntarse si Seri de verdad conservaba íntegra esa cordura suya  — Son situaciones por las que no vale la pena gastar ni una sola moneda. Mejor olvidemos el asunto  — en pocas palabras, él lo olvidaría y por supuesto que no pediría disculpas.

De nuevo frunció el ceño, en plan "¿A quién demonios planeas ver?" tras escuchar el comentario de la menor.  — Ah, ¿de verdad? Me gustaría algo más claro  — dijo, aunque parecía más que estaba exigiendo un nombre en ese mismo instante para saber en quién debería de prestar más atención una vez que lo conociera, claro está  — Incluso aquí hay círculos sociales y no es del tipo de persona que esté entre ellos. Y si lo hago es porque pensé que podría resultar algo interesante todo esto... no me malinterpretes  — aclaró, arqueando una ceja en el proceso  — De verdad espero y sea una buena...  — se detuvo. Carajo... mil veces carajo. Se levantó de golpe del sofá de la chica en la que se había hallado tan cómodo y la miró. Estaba por decir una palabrota pero se mordió el labio para no pronunciar algo que perturbara -más- la paz interna de la chica  — Tendrás que disculparme, acabo de recordar que tenía que finalizar con el recuento de unos papeles. De ahí tengo que enviarlos y... buuf  — se pasó una mano por el cabello para desordenarlo un poco.

Se acercó a Serinda, depositó un beso en su mejilla y le desordenó también el cabello antes de empezar a caminar hacia la puerta  — Te hablaré más tarde. Bueno, te hablaré en cuanto solucione todo esto  — aclaró, mirándola una última vez  — Ya nos estaremos viendo para la celebración de los 100 años  — sonrió un poco  — Y ten cuidado. Una vez en la guarida del lobo, no sales a menos de que él te lo permita  — advirtió antes de tomar la perilla y abrir para salir hacia el exterior.




Be careful making wishes in the dark.
You’re the antidote to everything except for me.


Benjamin W. Rothmann
avatar
Empleo :
Patrocinador. El resto averígualo por tu cuenta.

Mensajes :
234

Fecha de inscripción :
21/01/2014

Localización :
Dudo que te interese.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Seri D. Loxar el Vie Mar 14, 2014 4:40 am

No sabía si sonreír por la forma tan curiosa que Ben utilizaba su argumento o el preocuparse por dichas palabras. Opto por lo primero, sonrió tenuemente mientras miraba al mayor hacer, lo que para ella parecían reproches  de un adolescente.

¿Para persuadir o para amenazar? Arqueo una ceja ante aquello, sí, Ben realmente puede llegar a tener una distorsionada imagen de la realidad, o simplemente es demasiado egocéntrico. – Hay, Ben. Eres todo un caso. – Dijo mientras negaba con la cabeza aquellas palabras. Si mal no recordaba eso de “dar el asunto de las fotos por muerto” ya lo habían hecho, hasta que el mayor lo retomo tras unos segundos después de ese anuncio.

Soltó un sonoro bufido, realmente no tenía ganas de escuchar más de las locas aventuras de Benjamín Rothmann, así que se limitó a realizar un movimiento con la mano para advertir que ya no deseaba seguir tocando aquel asunto ni mucho menos enterarse de las cosas que realizaba. – Como digas Ben, pero recuerda que hasta las personas necesitan de una piedra. – en otras palabras, nadie nunca sabe de quién va a necesitar ayuda en un futuro. Serinda prefería ir en paz con todo el mundo.

Dale al tiempo, tiempo. Ben. – menciono con tono gracioso. - ¿Cómo podría mal interpretarlo? – en serio que no sabía cómo, un chico y una chica se conocen, el chico y la chica se gustan y luego los chicos tienen…. Seeeexo. Ante aquello frunció el ceño y las mejillas se le colorearon. ¿Acaso tendría mini-Benjamins a los cuales abrazar? “De verdad espero sea una buena…” ¡Una qué! ¿Esposa, amante? Van enserio los mini Benjamín. Estaba haciéndose un lío mental. Sacudió la cabezo y saco aquellas ideas de su mente cuando miró al mayor levantarse. – Al parecer sí has olvidado algo, pero no acá en mi casa – habló calmadamente desde su asiento mientras miraba a Benjamín tirarse de los cabellos. Se estremeció un poco por las cosquillas de aquella acción. – Cuídate, Ben – sonrió mientras se despidió de él. – Claro, éxito con tus cosas. -

Vio desaparecer a Ben por el marco de la puerta. Se limitó a suspirar. Tendría que usar su lap para saber a lo que Benjamín se había referido con aquella peculiar frase, sinceramente ella no le había entendido. Se levantó de su asiento, tomo ambos vasos donde antes había habido jugo y se encamino a la cocina. Una vez lavará los vasos iría a investigar aquello.

Tema terminado.
Seri D. Loxar
avatar
Empleo :
Patrocinadora

Mensajes :
73

Fecha de inscripción :
08/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: She's waiting for Superman to pick her up in his arms| Benjamín

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.